El hackeo de tarjetas se multiplica a través de las estafas por Internet

Llamadas desde números británicos que se hacen pasar por Microsoft, entre los últimos ciberdelitos detectados en Arousa. Lo habitual es que la víctima acuda a su oficina bancaria y pueda recuperar su dinero


VILAGARCÍa / la voz

«La verdad es que las denuncias por este tipo de delitos son prácticamente diarias», subrayan fuentes del Cuerpo Nacional de Policía. No solo sucede en Vilagarcía, claro está, sino en todas partes. Pero, por alguna razón, en las últimas semanas han salido a la luz numerosos intentos de estafa a través de Internet que, a diferencia de ocasiones anteriores, no tienen como víctimas a empresas y negocios, sino a ciudadanos de a pie. Varios de ellos se originan en el hackeo de tarjetas bancarias, cuyos propietarios son engañados para que ceden sus datos y contraseñas. Cuidado con este tipo de prácticas, porque, en función de la habilidad del estafador, es fácil que a cualquiera le cuelen toda una sucesión de cargos por compras que en realidad no ha realizado.

Este es el caso, por ejemplo, de una mujer que, aunque no reside en la capital arousana, sí acude frecuentemente a la ciudad por motivos laborales y denunció aquí ante la Policía Nacional y la Guardia Civil un episodio de estas características. «Navegando por Internet me encontré con la página de una conocida marca comercial, de mucho prestigio, y decidí comprar un artículo. Cuando casi había acabado la operación, la pantalla se puso en negro. Al recuperarse, las casillas de los datos estaban vacías; pensé que se trataba de un problema de conexión y volví a cubrirlas», explica la víctima de la estafa, quien, tiempo después, mientras revisaba sus extractos bancarios, comprobó que, en días sucesivos, le habían sacudido una serie de cargos por importe de cien o doscientos euros, que en principio le habían pasado desapercibidos pero nunca hizo.

Lo perdió la voracidad

A través de esta ciberestratagema, denominada técnicamente phising, a uno le pueden vaciar la cuenta bancaria. Claro que en esto hay delincuentes más y menos hábiles. Una cosa es tantear a una víctima, pasándole varios gastos razonablemente moderados, y otra muy distinta tratar de saquearla, directamente. Es lo que le ocurrió a otra mujer, también en Vilagarcía, a la que un voraz ciberdelincuente quiso estafar cinco mil euros de golpe, encendiendo todas sus alarmas.

Lo cierto es que la tipología de estas maniobras orquestadas en la web no deja de crecer. En los últimos días, un vecino de Carril recibió dos llamadas de teléfono desde los siguientes números: 00442082335343 y 00442083175277. Alguien que se expresaba en inglés le anunció que telefoneaba desde la central de Microsoft para advertirle de que un hácker había tenido acceso a su ordenador personal y que era necesario que lo encendiese y siguiese sus instrucciones para poder limpiar el aparato de tan indeseable infección. De otra forma, el computador no volvería a funcionar. Oliéndose la tostada, el hombre colgó y se puso en contacto con su operadora de telefonía e Internet, donde le informaron de que los primeros dígitos de cada uno de los números se correspondían con una llamada internacional y el prefijo del Reino Unido. Por supuesto, le recomendaron que ni por asomo accediese a lo que le pedían, por muy británica y sofisticada que fuese la flema del estafador en caso de que el falso Microsoft lo intentase de nuevo.

Recurrir siempre al banco

Lo que las entidades bancarias recomiendan, siempre que alguien sospeche que ha sido víctima de una estafa cibernética, es que acuda a sus oficinas y declare una operación no reconocida. El usuario debe facilitar el número de la tarjeta que se ha sido hackeada, el importe y cualquier dato más que posea relacionado con la operación. Todo ello será comprobado por los departamentos que gestionan el sistema al que pertenezca la tarjeta (4B, ServiRed, Euro 6.000). Lo habitual es que, transcurrido un plazo de un mes, como mucho, la compra fraudulenta se anule y recupere su dinero.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

El hackeo de tarjetas se multiplica a través de las estafas por Internet