No solo la Autopista do Atlántico padece un mal vallado

Los cierres defectuosos o inexistentes se reproducen en la Vía do Salnés o en el viejo ferrocarril a Santiago


redacción / la voz

Los cierres vallados de la Autopista do Atlántico, con múltiples deficiencias en su extenso y caro recorrido, tiene numerosos puntos por donde se pueden colar animales y personas, como expuso La Voz de Galicia esta semana en un reportaje específico. Sin embargo, no solo es solo la AP-9. Otras carreteras e incluso las vías ferroviarias, teóricamente valladas para impedir el acceso de los viandantes y de los animales a la calzada, presentan idénticas carencias. En algunos casos de fuerza mayor, como temporales que derrumben las estructuras, es impredecible y poco se puede hacer para evitarlo. En otros, la falta de mantenimiento es más que evidente y esa circunstancia sí que se puede evitar.

La Vía do Salnés, una de las principales arterias de comunicación entre Sanxenxo, capital turística de las Rías Baixas, O Grove y Cambados, por citar varios destinos, tiene agujeros para dar y tomar. El tema volvió a la actualidad con la queja del tecor de A Lanzada, del que se hizo eco Sanxenxo Agrupación Liberal (SAL) hace unos días. En el tramo sin desdoblar, que se corresponde al tramo que va desde el acceso a Sanxenxo hasta A Lanzada, el año pasado se produjeron 10 accidentes por invasión de la calzada por animales. En algunos casos pudieron entrar por los viales, pero en otros las vallas derribadas o deterioradas ofrecen una perfecta accesibilidad.

Por lo que respecta a la autovía en sí, cualquiera de los accesos a sus cuatro calzadas pueden ser recorridos a pie. Quien quiera internarse en ella no lo tendrá demasiado complicado, especialmente desde la rotonda que marca el inicio de la Ruta da Pedra e a Auga entre Ribadumia y Meis. Otro caso bien conocido es el de la primera vía de ferrocarril que funcionó en Galicia. Inaugurada en 1873, unía los extintos municipios de Cornes (hoy Santiago) y Carril (englobado en Vilagarcía desde 1913). Su trazado sigue siendo básicamente el mismo que entonces. Carece de vallado que impida incursiones.

Por su parte, los responsables de la Consellería de Infraestruturas defienden su gestión de sus carreteras en base a una revisión de la red autonómica por las incidencias derivadas de los temporales. Las carencias de los vallados se están atendiendo «de acuerdo con las prioridades que marque la conservación de carreteras en relación con las necesidades globales, que son muchas ahora mismo».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

No solo la Autopista do Atlántico padece un mal vallado