Os Ingleses también encuentra motivos para quejarse del sorteo de Navidad

Una niña de San Ildefonso cantó el 93188, que era el que jugaba el club, pero en la lista aparece premiado el 63188


vilagarcía / la voz

Todo el mundo se queja este año Todos ven conspiraciones en la Lotería de Navidad. Las imágenes del operario introduciendo algo en el bombo se volvieron tan virales que hasta Loterías del Estado se vio obligada a hacer pública una nota de prensa desmintiendo cualquier tipo de irregularidad. La vidente que colapsó la administración de Ponteareas no se llevó ni un reintegro y en el club de rugbi Os Ingleses también encuentran motivos para quejarse. Contaban con una pedrea que, de repente se volatilizó.

Todo sucedió en el tramo final del sorteo, cuando ya los niños de San Ildefonso llevaban algo más de cuatro horas con su letanía de los mil euros únicamente interrumpida por algún premio importante. Y en el noveno alambre de la octava tabla se oyó claramente el 93188, premiado con los mil euros de rigor. Poca cosa para quien guarda siempre la esperanza de que caiga un premio mayor, pero todo un caramelo según esas esperanzas se van diluyendo un año más.

No en la lista oficial

Los mensajes entre los miembros del club comienzan a circular a toda velocidad, porque una pedrea no está nada mal. Las primeras comprobaciones, en las páginas no oficiales, confirman el premio, pero en cuanto aparece la lista oficial llega el disgusto. Ese 93188 no aparece por ningún lado y sí un 63188.

A partir de ahí comienza el trabajo de investigación para intentar demostrar que tiene que haber un error, que se oye claramente como la niña canta el 93188 y que quizás exista un problema en la transcripción de los problemas. El Whatsapp con el vídeo completo del sorteo bajado desde Youtube circula de teléfono en teléfono. Exactamente a las cuatro horas trece minutos y 58 segundos canta el 93188.

Ayer alguna de las personas que compró el 93188 intentó ponerse en contacto con Loterías pero los teléfonos estaban colapsadas. Se maneja ahora otra opción y no es otra que algún simpatizante del club se acerque hasta la sede para comprobar si en realidad el número que salió es el 93188 o el 63188. Las tablas están expuestas al público, pero la administración ha confirmado a la directiva que lo sucedido se debió a un error de la niña..

Los errores de los niños de San Ildefonso a la hora de cantar los números no son frecuentes, pero sí que es verdad que se han producidos varios destacados. Carolina no se dio cuenta de que había dado el premio más importante. Se despistó y no vio todos los ceros, con lo que cantó un quinto en lugar del primero. A otra niña, Gemma, se le pasó el premio. Cantó un premio de 125.000 pesetas para el 20064 cuando la cantidad que debía haber anunciado era de 250 millones de pesetas. Al margen de la vergüenza que pasó, la pequeña se llevó una buena reprimenda del inspector de la mesa: ««¿Qué has cantado aquí, niña?», le espetó. Las bolas caídas también contribuyen de vez en cuando, en pocas ocasiones afortunadamente, a darle un toque de incertidumbre al sorteo.

Errores que, en definitiva, rompen ilusiones, como la que ayer durante unas horas vivieron los integrantes de Os Ingleses que, pese a todo, no se rinden.

Sucedió a las cuatro horas de empezar, en el noveno alambre de la octava tabla

La administración ha confirmado a la junta directiva que lo sucedido fue un error de la niña

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Os Ingleses también encuentra motivos para quejarse del sorteo de Navidad