Vilagarcía perdió un habitante cada dos días durante el año pasado

La ciudad tuvo 165 defunciones más que nacimientos en un 2018 de récord negativo. O Salnés tendrá siete mil mayores de 65 años más que ahora dentro de tres lustros


vilagarcía / la voz

Lejos quedan ya aquellos tiempos del bum demográfico de mediados de los años 70 y principios de los 80 del pasado siglo. Ahora estamos en pleno bluf demográfico en una tendencia en la que la comarca de O Salnés acompaña a una Galicia cada vez más envejecida.

La tendencia es generalizada, pero tuvo en Vilagarcía un punto álgido ineludible. La ciudad arousana tuvo un saldo vegetativo de -165. Es decir murieron 165 personas más de las que nacieron, lo que implica que perdió un habitante cada dos días durante el 2018.

La cifra es de récord absoluto. Es cierto que desde que en la presente década la tendencia del saldo vegetativo había sido negativo, pero lo del año pasado no tiene parangón. Para comprobarlo solo hace falta echa un vistazo al saldo vegetativo de la presente década, que también es negativo, claro está, pero en 186 personas en los ocho años anteriores, cuando solo en el 2018 fue de 165.

La caída de los nacimientos

El saldo vegetativo es la diferencia entre nacimientos y defunciones y, claro está que en Vilagarcía mueren más personas que hace 40 años, cuando estábamos en pleno bum demográfico. Sin embargo, el gran problema demográfico es la caída en picado del número de nacimientos. Según los datos que tiene el Instituto Galego de Estadística, disponibles desde el año 1975, fue en el año 79 cuando se produce la cifra más alta de nuevos vilagarcianos llegados al mundo. Fueron nada menos que 588, una cantidad que desde entonces no ha hecho otra cosa que descender. Han habido años malos, como 1995 (257 nacimientos), 2000 (268) o más recientemente el 2016, cuando únicamente se produjeron 264, pero los 227 del pasado año es un récord especialmente negativo. Inédito y preocupante.

Las defunciones también marcaron su máximo de los últimos años, con un total de 392, pero la diferencia con las que se producían hace treinta o cuarenta años no es tan amplia como con los nacimientos.

Los matrimonios también han experimentado un notable bajón en los últimos años, en otra situación que también se repite en el resto del estado español. El año pasado no llegaron al centenar, se quedaron en 98. Casi la mitad de los que se habían producido el año anterior, cuando fueron 152 los enlaces. De todas formas, esta timidez matrimonial tiene un récord a principios de los ochenta difícil de igualar. Según los datos del IGE, en el año 1982 se produjeron 31 matrimonios en Vilagarcía y 38 en 1982. Esto no impidió, sin embargo, que los nacimientos siguieran estando en una cifra más que notable a lo largo de esa década.

O Salnés tendrá siete mil mayores de 65 años más que ahora dentro de tres lustros

El saldo vegetativo es negativo y el envejecimiento de la población, significativo. Los datos son preocupantes, atendiendo a los que marca el Instituto Galego de Estatística. La proyección que hace para el 2033 en lo que la población de la comarca de O Salnés se refiere establece que habrá siete mil mayores de 65 años más que ahora. Según esos cálculos, O Salnés contaría par el 2033 con 31.500 personas de más de 65 años, por los 24.316 que tenía el año pasado.

De hecho, la proyección es tremenda porque establece que la franja de edad de 65 a 69 años tendrá más personas que las de 25 a 29 años, 30 a 34, 35 a 39, 40 a 44 o 45 a 49 años y da medio millar menos de niños entre 0 y 4 años de edad.

Que la población mayor aumente tiene otro problema a mayores, y es que muchos de ellos viven en soledad. De acuerdo con el padrón municipal, en la capital arousana habitan 1.711 personas mayores de 65 años que no conviven con nadie. La mayor parte son mujeres, 1.222, mientras que el número de hombres -que, por lo general, solos se las arreglan peor en su día a día- es de 3.445. Solo un centenar de esas 1.711 personas mayores en soledad acudan en estos momentos al servicio municipal de axuda no fogar.

La memoria de Cáritas refleja que, el año pasado, 22 personas se beneficiaron del comedor sobre ruedas, un servicio que también presta acompañamiento. La mayor parte de los usuarios, quince, superaban los 66 años. Amigos de Galicia, por su parte, anunció en octubre el diseño de un protocolo específico.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Vilagarcía perdió un habitante cada dos días durante el año pasado