El tercer hombre detrás del asalto a dos plazas olímpicas para la vela gallega

El vilagarciano Ero Pons se suma al cuerpo técnico que arropará en Nueva Zelanda a los 49er FX y 49er españoles que pelean los billetes a Tokio


Vilagarcía / La Voz

Más de 19.000 kilómetros separan en el mapa Vilagarcía de Arousa y Auckland. Hacia la ciudad neozelandesa parte hoy el vilagarciano Ero Pons Penín (9/IV/1986). A su llegada, el desde hace dos años responsable de clases olímpicas de la Real Federación Galega de Vela (RFGV) se integrará en el cuerpo técnico de los equipos de la Real Federación Española de Vela de 49er FX y 49er en labores de apoyo a sus respectivos entrenadores titulares, el cántabro Víctor Payá, y el buenense Pepe Lis, respectivamente. Juntos servirán de soporte a las cinco embarcaciones, tres femeninas y dos masculinas, que del 3 al 8 de diciembre pelearán por conseguir en el Campeonato del Mundo -también de la clase Nacra 17- dos billetes para España en los Juegos de Tokio 2020.

Buena parte de la labor de Ero Pons se centrará de partida en trabajos de asistencia al equipo preolímpico femenino. No solo por contar con una unidad más en Auckland. También por su estrecha relación con las patronas de dos de los tres 49er FX en lid, y principales bazas hispanas en el empeño por conseguir una de las seis plazas en juego. La pontevedresa Támara Echegoyen, antigua compañera de Pons en la extinta sección de vela del Liceo Casino, y la viguesa Patricia Suárez.

La mano de Pons está, de hecho, detrás de la presencia de Suárez en esta terna. Poco después de asumir la responsabilidad del equipo de clases olímpicas de la RFGV, en septiembre del 2017, Suárez y María Solla (R.C.N. Sanxenxo) separaron sus caminos. El vilagarciano reunió entonces a la viguesa con Nicole Van der Velden, hija de holandeses de la colonia de Aruba nacida en Madrid y afincada en Santander. En el 2018 «probamos en el Trofeo Princesa Sofía, en la regata internacional de Kiel (Alemania) y en el Europeo de junio de Gdynia (Polonia). Consiguieron hacer buenos resultados, y ese verano entraron en el equipo preolímpico de 49er FX», recordaba ayer el técnico arousano.

Una selección esta formada por tres barcos que aspiran a conseguir el billete a Tokio para España en Nueva Zelanda, de cara a luchar en el primer trimestre del 2020 por quedarse con la plaza olímpica en un proceso selectivo interno, con las jóvenes hermanas catalanas Carla y Marta Munté, de 21 y 19 años, terceras en discordia.

Sin bajarse del puente de mando

Aunque Patricia Suárez se trasladó en el verano del 2018 a la base de operaciones de los equipos preolímpicos españoles en Santander, Ero Pons ha seguido trabajando con su barco este año. En abril con motivo del Trofeo Princesa de Asturias, y en julio en una concentración en Cascais junto a Támara Echegoyen y su actual tripulante, la balear Paula Barceló, y las vigentes campeonas olímpicas de 49er FX, las brasileñas Martine Grael y Kahena Kunze. Además, entre medias el vilagarciano se estrenó como técnico de apoyo de los equipos nacionales de 49er FX y 49er en el Europeo de Weymouth de mayo.

«Tenemos muchas posibilidades de conseguir el objetivo», la plaza para Tokio, dice Pons, que en el 49er ayudará a Pepe Lis, uno de sus antecesores en su puesto en la RFGV, con la tripulación del santanderino Diego Botín y el gallego Iago Lopez, y la de los hermanos asturianos Alonso.

De vuelta al 49er FX, el vilagarciano apunta a los barcos con denominación de origen gallega, en Auckland desde hace ya una semana, como principales bazas. De Patricia y Nicole (24 años cada una), reseña que se trata de «una tripulación con mucha proyección. Llevan muy poco tiempo navegando juntas, y ya han conseguido un nivel muy alto. Son capaces de llevar el barco muy rápido en cualquier rango de viento». De Támara, que rozó el oro en los Juegos de Río 2016 con la santanderina Berta Betanzos, acabando cuartas, Pons resalta que se trata de «una experta en la clase, inaugurada en el anterior ciclo olímpico. Su edad (35 años) le hace tener la cabeza mucho más fría, y tomar buenas decisiones en situaciones difíciles».

«Un aprendizaje» para aplicar al crecimiento de las promesas gallegas

El programa oficial del Mundial de 49er, 49er FX y Nacra 17 arrancará el próximo día 28 en Auckland con las mediciones a los barcos y actos protocolarios. No será hasta el 3 de diciembre que comience la competición. Hasta entonces, y durante tres semanas, las y los regatistas españoles trabajarán en su adaptación a las condiciones del campo de regatas. Con olas no muy grandes, pero continuas, y vientos térmicos, más estables, medios y fuertes, de 10-15 nudos que, apunta Ero Pons, «nos vendrán bien».

El objetivo inmediato del arousano es «ayudar en lo máximo posible a los miembros del equipo olímpico». Y en el proceso, resalta, «absorber el mayor aprendizaje para poder desarrollarlo con nuestro barcos aquí en Galicia».

En la RFGV, Ero Pons trabaja en la actualidad con tres tripulaciones masculinas de 49er en el Centro Galego de Vela, incluída la del vigente campeón del mundo de 420, el vigués Martín Wizner, y el pontevedrés Pablo García.

En la vela desde los 9 años, campeón gallego de Optimist, Cadete y 420, subcampeón del mundo de Platú 25, y soñador olímpico en la clase Finn durante 2 años en el equipo Mexillón de Galicia del Liceo Casino hasta que una lesión de menisco en su rodilla izquierda lo obligó a retirarse en el 2012; Pons llevó el equipo de Optimist del extinto club vilagarciano y las direcciones técnicas del Club Marítimo de Oza y el R.C.M. Aguete antes de asumir su cargo en la Federación Galega. Dos años en los que ha comenzado a desarrollar la apuesta de la RFGV por concentrar sus limitados recursos en el 49er y 49er FX como clases olímpicas que canalicen a las mayores promesas de la vela ligera gallega.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

El tercer hombre detrás del asalto a dos plazas olímpicas para la vela gallega