El bipartito cambadés sigue sin cerrar el reparto definitivo de las áreas de gobierno

Bea Costa
bea costa CAMBADOS / LA VOZ

AROUSA

MARTINA MISER

Entretanto, la alcaldesa Fátima Abal sume las funciones asignadas inicialmente al BNG

31 oct 2019 . Actualizado a las 22:01 h.

El bipartito de Cambados sigue gobernando con una distribución de las áreas provisional. Hace casi un mes que quedó claro que PSOE y Somos gestionarán el Concello solos, toda vez que el BNG se desmarcó definitivamente de un posible tripartito. Y a partir de entonces, ambos grupos quedaron emplazados para cerrar el acuerdo sobre la organización interna del gobierno. Quedó pendiente la reasignación de las delegaciones que el pasado mandato eran responsabilidad de los nacionalistas (Cultura, Deportes, Educación, Patrimonio, Medio Ambiente, Mar, Normalización Lingüística y Participación Veciñal), y sigue estando sobre la mesa.

Ayer se celebró una nueva reunión de gobierno, pero, según informó la alcaldesa, tampoco esta vez se abordó la cuestión, quedando aplazados para el próximo miércoles. Entre tanto, las delegaciones mencionadas siguen recayendo sobre los hombros de Fátima Abal. La regidora asumió estas competencias con la esperanza de que, finalmente, pudieran ser devueltas al BNG. Pero una vez que se rompieron las negociaciones y se descartó esta opción, lo que se planteó era redistribuirlas entre los PSOE y Somos. Incluso había un preacuerdo al respecto que pasa porque el grupo socialista se quede con Medio Ambiente, Mar, Deportes y Parroquias, y los de Tino Cordal se encarguen de Cultura, Ensino y Normalización Lingüística. Pero desde julio que se habló de este asunto han pasado muchas cosas. Entre ellas, que el gobierno, que está en minoría en el pleno, no pudo sacar adelante su propuesta de liberaciones. La única que cobra por su trabajo en el Concello es la alcaldesa, lo cual merma la capacidad de maniobra de los demás concejales a la hora de dedicarle horas a la función pública.

Además, también está pendiente de cerrar el organigrama de la Xunta Local de Goberno, que mantiene una vacante, correspondiente a la plaza que se había reservado para el Bloque Nacionalista Galego. Este puesto podría se ocupado de forma rotatoria por el PSOE y Somos.