Un pueblo orgulloso del Marisco

El Concello hace un balance positivo del certamen, tanto de la parte gastronómica como de la musical


Y la vida sigue. O Grove despidió el domingo a la Festa do Marisco y a las miles de personas que, durante los diez días que duró el evento, pusieron a prueba las costuras de esta localidad arousana. Así que, ayer, las calles mecas se despertaron otoñales, en ese modo de pueblo urbano en el que todo el mundo se conoce, al menos, de vista. En el día después del Marisco, el alcalde grovense, el socialista José Cacabelos, tenía la voz ronca. Tras diez días de fiesta, como para no tenerla.

«El Marisco se ha confirmado como el evento festivo y gastronómico más importante de España», aseguraba el regidor. Un evento con la fuerza suficiente como para, en pleno mes de octubre, mantener vivo al sector hostelero «de O Salnés, de Pontevedra e incluso me atrevería a decir de otras zonas de Galicia».

Asegura Cacabelos que «la Festa do Marisco se ha convertido en un destino turístico en sí misma». Y es que cada vez es más la gente que «reserva una parte de sus vacaciones para venir a vivir al menos unos días con nosotros». Además, «agencias de toda España organizan con antelación grupos para acudir a nuestra celebración». Para muestra, las embajadas llegadas desde las islas Canarias. Y, en general, de la España peninsular, del vecino Portugal, «cada vez más de otros puntos de Europa» y hasta de Estados Unidos. «Un grupo de cocineros de ese país se han acercado hasta aquí para ver qué es eso de la Festa do Marisco», relata Cacabelos. No oculta el alcalde su satisfacción por estos datos, que aún habrán de ser ordenados, procesados y estudiados para analizar «los fallos que hallamos podido cometer, que seguro que hay alguno», a fin de evitarlos en la celebración del año que viene.

Los números

Decía Cacabelos al inicio de la fiesta que el calendario no soplaba este año a favor de O Grove. Al no caer el día 12 en festivo, al faltar el puente, se temía un retroceso importante en los números de la fiesta. Y sin embargo, no fue así. Se vendieron, en total, 145.000 raciones, frente a las 159.000 del año anterior. «Los números son muy buenos», dice Cacabelos. Y es que el día 12 cayó en sábado, pero vaya sábado. Asegura el alcalde que ese día había en la península unas 30.000 personas, que consumieron unas 32.000 raciones. Una auténtica avalancha, según confirman en algunos establecimientos hosteleros, donde agradecieron que el domingo la fiesta se recogiese pronto.

Festival

Pero si desde el punto de vista gastronómico la fiesta salió a pedir de boca -el domingo se agotaron especies como el camarón, las navajas, las nécoras o los percebes-, lo mismo se puede decir del apartado musical. Asegura Cacabelos que este año se ha consolidado el «Festival do Marisco», que es como a partir de ahora hablará del ciclo de conciertos que acompaña a la degustación gastronómica. «Así lo voy a defender ante otras administraciones» para conseguir el apoyo merecido por un certamen que este año ha traído a O Grove a Imelda May, Iván Ferreiro o Los Secretos, nombres claves en un amplio surtido de propuestas musicales. Con ellas se ha conseguido abrir la Festa do Marisco a un público nuevo, que antes se escapaba de la poderosa atracción del Marisco.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos
Comentarios

Un pueblo orgulloso del Marisco