La polémica por las aceras se lleva por delante el belén de Os Pazos

El propietario del hotel dejará de montar el popular nacimiento porque está muy dolido tras los reproches del PP


cambados / la voz

En Os Pazos se armó el belén y, en este caso, también se podría decir que el belén acabó desarmándose. Carmelo Fernández, el propietario del hotel Os Pazos (Cambados), está tan indignado con la polémica surgida por la construcción de unas aceras en su calle que ha decidido dejar de montar el nacimiento que desde hace veinticinco años exponía al público en su establecimiento. «Non é unha pataleta, pero estou moi doído», declaraba ayer a este diario.

El hostelero recurrió a las redes sociales para explicar su posición ante lo que considera un ataque en toda regla hacia su persona y su negocio por parte del portavoz del PP, Luis Aragunde. El concejal denunció el jueves que la construcción de las aceras entre las calles San Francisco y Eduardo Pondal, detrás de la iglesia parroquial y donde se sitúa el hotel Os Pazos, es una chapuza y acusó a la alcaldesa, Fátima Abal, de dar el beneplácito a esta actuación para favorecer a sus amigos.

No era muy difícil que Carmelo Fernández se diera por aludido porque conocida es su intención de aprovechar las nuevas aceras para instalar en ellas una terraza para el hotel. Pero de eso a ser responsable de que la obra se hiciera mal, -«porque eu son o primeiro que di que foi unha chapuza», matiza- dista un abismo, afirma. «Eu non son o responsable de nada e pónseme a min como se fose o culpable de todo». La comparecencia de Aragunde ante los medios de comunicación fue la gota que colmó el vaso, y es que Carmelo dice que ya venía sufriendo comentarios y miradas que lo señalaban con el dedo acusador por una obra que a casi nadie le gusta; las aceras son demasiado anchas y complican el tráfico y quedaron incompletas, dejando una imagen poco estética en la calle Eduardo Pondal.

El empresario reconoce que tiene una relación de amistad con la alcaldesa, lo cual, argumenta, no lo convierte en responsable de un proyecto que ejecuta el Concello. «Tamén era amigo de Aragunde», apostilla. «Do único que se me pode acusar é de que se me dea por montar un portal de belén para goce de todo o mundo». Pero no lo hará más. El empresario había empezado los preparativos para ampliar el belén de este año y darle más realce -el montaje ocupa alrededor de 25 metros-, incluso había contactado con un albañil, pero lo ha dejado todo en suspenso ante el temor de que las dichosas aceras salpiquen también esta iniciativa.

GaliciaAME, el refugio de animales y Teatro Caracol perderán así un escaparate -porque el belén de Os Pazos lleva años haciendo un guiño cómplice a estas entidades del pueblo- y vecinos y turistas se quedan sin una de las atracciones de la Navidad en Cambados.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

La polémica por las aceras se lleva por delante el belén de Os Pazos