Y de postre, tres raciones de rock and roll

Imelda May, Christina Rosenvinge y Triángulo de Amor Bizarro actuarán esta noche en la carpa de la Festa do Marisco


Aún no estarán cerrados los stands de venta de mariscos del recinto de O Corgo cuando en la carpa anexa comience a sonar la música. Si se cumplen los horarios previstos eso acontecerá a las 22.45 horas, un cuarto de hora antes de la clausura de las cajas de venta de tickets y 45 minutos antes de que los puestos dejen de surtir viandas.

Hasta no hace mucho la bajada de la persiana en los puestos de venta implicaba el final de la jornada de la Festa do Marisco. Pero en estos últimos años, de postre hay rock and roll. Y del bueno, a tenor de los artistas convocados. La noche de hoy es un buen ejemplo. Tres propuestas bien diferentes en cuanto a estilos, concepción, puesta en escena y públicos objetivos.

La encargada de abrir la velada musical será Christina Rosenvinge. La cantante y compositora madrileña, que en sus comienzos se mantuvo en la órbita del pop más fresco, ha transmutado en estos últimos años en una artista mucho más profunda y madura. Su música ha ganado en energía y densidad y sus letras se han vuelto mucho más personales. Olvídense de aquella rubia pizpireta que hacía chas y aparecía a tu lado. Tras ella llegó la Christina rockera, la cantautora intimista y la sofisticada musa del indie, para acabar puliendo una personalidad que en sus últimos discos la ha situado en un estatus de envidiable reconocimiento. Prueba de ello es el Premio Nacional de las Músicas Actuales que recibió en el 2018.

Torbellino Imelda

A las 00.15 horas al escenario de la carpa del Marisco asomará Imelda May, incuestionable icono del rockabilly del siglo XXI.

Quienes hace un par de años la vieran en el Portamérica sabrán bien hasta dónde es capaz de llevar al público esta dublinesa, absolutamente ajena a las modas y a las tendencias.

Aunque por su estética y actitud recuerda a las grandes divas de la edad dorada del rockabilly lo cierto es que en un concierto de Imelda May tienen cabida muchos otros géneros. Imelda tiene madera de artista global. Por momentos se acerca al swing, al rock más genuino e incluso al soul. Siempre con absoluta elegancia y una energía que supera el calificativo de desbordante.

Impagables son momentos como cuando interpreta Johnny Got A Boom Boom, Psycho o su espídica versión de Tainted Love. El resorte se activa de inmediato y la respuesta del público no será otra que la de sacudir el cuerpo, desde la cabeza a las suelas de las zapatillas.

Furia bizarra

No acabarán los sobresaltos energéticos cuando la cantante irlandesa se retire. Acto seguido, a eso de las dos de la madrugada será el turno de Triángulo de Amor Bizarro.

A nadie se le escapa que la banda del Barbanza tiene uno de los directos más contundentes de la escena rock nacional. Y bien que se han encargado de ponerlo de manifiesto en algunos de los más importantes festivales del Estado, por lo que año tras año transitan.

Furia, ruido, guitarras aceleradas, distorsiones llevadas al límite... Triángulo son hoy por hoy la banda paradigma de shoegaze nacional. Y no llegan a O Grove para hacer concesiones. Suerte que su concierto será ya de madruagada, lo que evitará, seguro, el corte de algunas digestiones.

Cerrará la noche una sesión del dj local Nano Vinilo.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Y de postre, tres raciones de rock and roll