El bipartito de Cambados afronta la redistribución de las áreas de gobierno

Salvo sorpresas, Deportes y Medio Ambiente serán para el PSOE y Cultura y Ensino, para Somos. El BNG deja la puerta abierta a acuerdos puntuales, «pero sen regalar nada»


cambados / la voz

Una vez que el BNG anunció el miércoles que rompía las negociaciones para formar un tripartito en Cambados, al PSOE y a Somos les corresponde ahora reorganizar el bipartito que gobernará el Concello durante los próximos cuatro años. En junio se acordó un reparto de concejalías provisional con la esperanza de que el Bloque acabara entrando en el gobierno. La solución que se adoptó entonces fue que todas aquellas áreas que gestionaban los nacionalistas en el anterior mandato recayesen en la alcaldía, con el fin de que estas revirtiesen de forma automática en el Bloque si se llegase a incorporar al gobierno local. Pero la alianza a tres no fue posible y ahora toca redistribuir estas funciones.

No será hasta después del 14 de octubre, el día que la alcaldesa, Fátima Abal, se incorporará a su puesto tras unas vacaciones que empezó ayer. Pero la cuestión ya no se debería dilatar mucho más en virtud de las palabras del portavoz de Somos Cambados, Tino Cordal. «Non podemos seguir prolongando esta situación», indicó.

Principio de acuerdo

PSOE y Somos ya habían llegado a un principio de acuerdo sobre este asunto en julio, pero decidieron dejarlo en suspenso a la espera de sentarse con el BNG. Ahora toca retomarlo partiendo de las siguientes premisas: los socialistas asumirían Medio Ambiente, Mar, Deporte y Parroquias y Somos pasaría a gestionar Cultura, Ensino y Normalización Lingüística. Queda por pulir el encaje que se le dará a los temas relacionados con el vino y del área de Participación Veciñal. También está por concretar quién ocupará la plaza que se había reservado para el BNG dentro de la Xunta Local de Goberno. Hay tres opciones sobre la mesa: el socialista David Mesías, la concejala de Somos Carolina Laya o que ambos ediles ocupen este puesto de forma rotatoria.

Cordal no prevé problemas en estos temas dada la «sintonía» que reina en el bipartito.

El BNG deja la puerta abierta a acuerdos puntuales, «pero sen regalar nada»

El gobierno de Cambados tiene por delante una dura travesía en minoría que tratará de aliviar mediante acuerdos puntuales con el BNG para sacar adelante temas tan cruciales como el presupuesto municipal y las liberaciones, aunque de este último punto -los salarios- nadie quiere hablar todavía. El Bloque ya ha dicho que no se cierra negociar «acordos puntuais en base a eixos programáticos», de manera que los tres partidos ya han quedado emplazados para una nueva reunión dentro de dos semanas.

El fracaso del pacto a tres ha dejado una sensación de frustración que no facilitará el consenso, máxime después de las declaraciones de ayer de Víctor Caamaño. «Nós estamos dispostos a negociar, pero non a regalar nada, xa lle regalamos a alcaldía ao PSOE sen pedir nada a cambio. Nas negociacións reclamamos que se ampliarán as partidas para catro áreas concretas -instalaciones deportivas, eventos deportivos y mantenimiento de colegios y de centros culturales-, partidas que, por certo, xa se estaban gastando, e non o tiveron en conta. Pero cando haxa que negociar o orzamentos imos volvelas pedir», explica Caamaño.

El edil desveló ayer en rueda de prensa que el acuerdo para un tripartito estuvo cerca cuando el PSOE se mostró dispuesto a ceder Xuventude a cambio de Medio Ambiente, «pero Somos tamén tiña que ceder algo». «Con Somos é imposible, e o PSOE cala».

En el Bloque no ocultan su pesimismo y desencanto ante el escenario que se avecina, pero también lanzan un mensaje tranquilizador para aquellos que puedan temer por un regreso de la derecha al poder. «Nós nunca apoiaremos unha moción de censura co PP, e somos os únicos que o dicimos así de claramente».

Por su parte, Tino Cordal (Somos) también lanzó ayer reproches al Bloque, aunque su discurso fue contenido en comparación con el que mantienen otros miembros de su partido en privado. «Desde o 27 de maio, Somos fixo unha proposta xenerosa para conseguir por primeira vez desde 1973 un goberno de esquerdas en Cambados, pero parecíamos os únicos que o crían. Parece que o BNG non fixo unha boa dixestión dos resultados electorais e o PSOE tardou en convocarnos», indicó. «Nos sorprendeu ese afán de ambición por adquirir máis áreas das que penso serían capaces de xestionar. Perderon un concelleiro e, ademais das que tiñan, aínda querían Xuventude, Infancia e Enoturismo», señaló en alusión al Bloque.

Cordal, alcalde en funciones

Aunque el principal escollo para alcanzar un acuerdo no fue tanto el número de delegaciones como la gestión de las mismas. El Bloque pedía autonomía a la hora de decidir sobre la financiación y las obras en los departamentos de Cultura y Deportes, planteamiento que colisiona con las competencias asumidas ya por PSOE y Somos.

«O problema é conceptual, hai áreas que son transversais. O tripartito non é o mesmo que tres gobernos nun»,

indicaba ayer el concejal socialista Samuel Lago, que estos días ejerce de portavoz del partido en Cambados ante la ausencia de Fátima Abal, por vacaciones. Hasta su vuelta, el día 14, Tino Cordal ejercerá de alcalde en funciones.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
19 votos
Comentarios

El bipartito de Cambados afronta la redistribución de las áreas de gobierno