«Yo siempre estoy dispuesta a volver a la selección. Pero lo veo complicado»

Tras una mala campaña pasada, la arousana afirma que «las jugadoras del Valencia merecemos disfrutar este año»

Juan Catalán

El próximo domingo, 8 de septiembre, a las seis de la tarde en la Ciudad Deportiva del Valencia frente a la Real Sociedad. Una semana resta para que Mari Paz Vilas Dono (Vilagarcía, 1/II/1988) inicie su séptima temporada como referencia del ataque del Valencia C.F. Femenino. Un nuevo curso que, esgrime, debe permitir a sus compañeras y a ella misma volver a disfrutar del fútbol, tras una campaña 2018/19 calamitosa, en la que el conjunto che estuvo muy por debajo de lo que se aguarda de su potencial, su categoría y su historia en la Primera División Femenina. Un ejercicio que Mapi culminó viendo el Mundial desde casa, tras haber sido fija en la selección española en el tramo final de la fase de clasificación. Hablamos con ella del pasado reciente, del futuro, y también de ese cohete en ascenso en el que se ha convertido el balompié femenino en España.

-«Sigo en el Valencia porque apostaron por mí, y por la espinita de ganar un título allí», nos decía en el verano del año pasado, después de haber renovado por dos temporadas con el equipo che. El octavo puesto en la Liga, y fuera de la Copa de la Reina a la primera de cambio, distaron mucho de sus expectativas, ¿no?

-Sí. La verdad, el año pasado no lo podemos valorar. Yo al menos no lo puedo valorar como una temporada del Valencia. Fue una temporada mala. Pero sirvió de punto de inflexión para el club, para cambiar muchas cosas. Hay que sacar siempre la parte positiva.

-¿Cuáles han sido esos cambios?

-El cuerpo técnico es casi todo nuevo, dirigido por Irene Ferreras -ex jugadora, que relevó a Óscar Suárez al frente del banquillo-. Este año se han reforzado las posiciones que más nos hacían falta. Creo que tenemos mucha ilusión todas después del año que hemos pasado. Al venir un cuerpo técnico todas empezamos de cero, con muchas ganas. Nos está gustando mucho como está encarando la pretemporada este nuevo cuerpo técnico. Pero quiero ver a este Valencia en la temporada, que es donde la gente nos va a exigir.

-Y a mayores de la campaña del Valencia, después de haber marcado el primer gol en el triunfo sobre Israel que materializaba la clasificación de España, le tocó ver el Mundial por la televisión...

-Bueno... Al final es una continuación del mal año del Valencia. Una jugadora depende mucho de lo que haga su club, de lo que haga su equipo. Y nuetro inicio no fue nada bueno. El seleccionador comenzó a contar con gente que conoce, y al final me tocó ver el Mundial por la tele.

-¿Qué le pareció la actuación de la selección?

-Le tocó un cruce bastante complicado. España ya no era la novata del Mundial. Había habido una revolución en el equipo, y todas las jugadoras habían ido con la ilusión de haber hecho algo grande. Pero todo depende de lo que te deparen los cruces. En todo caso, España demostró que aquí hay un gran nivel de jugadoras. Y la prueba es que ya muchas futbolistas de fuera quieren venir a jugar a España.

-Año nuevo. ¿Qué aguarda de esta temporada a punto de comenzar?

-Las jugadoras del Valencia nos merecemos disfrutar, después de lo que pasó el año pasado, disfrutar del fútbol. Y volver a ser ese Valencia tan respetado que éramos anteriormente. Mejorar la clasificación del año pasado, los números... Al final el Valencia tiene que estar entre los 5-6 primeros equipos de España.

-¿Y regreso a la selección?

-[Risa] A ver. Yo siempre estoy dispuesta a volver a la selección. Pero por lo que veo Jorge -Vilda, el seleccionador- ha hecho una selección bastante renovada, con gente más joven. Lo veo complicado.

-Hoy por hoy, ¿ganar la Liga de Primera División Femenina o la Copa es impensable si no se viste la camiseta del Atlético de Madrid o el F.C. Barcelona?

-Bueno. Yo creo que la Copa no es tan impensable. Al final son eliminatorias a partido único, puede pasar de todo; no necesitas una plantilla tan amplia. Ganar la Liga sí es más complicado. Barça y Atlético de Madrid tienen un presupuesto y una plantilla más grande. El resto, si tienes un par de lesiones, lo notamos mucho. Nosotras el año pasado tuvimos muchas lesiones, sobre todo defensas, una línea en la que al final tuvieron que jugar futbolistas del filial, sin experiencia en Primera.

-60.739 espectadores llenaron las gradas del estadio Wanda Metropolitano para ver el partido entre el Atlético de Madrid Femenino y el FC Barcelona Femenino en la jornada 24 de la Liga Iberdrola, el pasado 17 de marzo. Nuevo récord mundial. Otro paso de gigante más del fútbol femenino español hacia su equiparación con el masculino de los que hablaba hace un año. ¿Cuándo sabremos que se ha llegado a la meta?

-Pues yo creo que cuando ese dato sea normal. Cuando se normalice, y no se vea como algo extraordinario. Al final ese dato es impresionante, y muy bueno para el fútbol femenino. Pero la entrada normal ahora a un partido de Liga femenina está entre las 2.000 y 6.000 personas. El partido del Wanda ojalá fuese lo normal. De momento aún queda camino por recorrer. A día de hoy casi ningún partido masculino llega a los 60.000 espectadores, pero la mayoría ronda los 30.000-40.000.

-Ha sido un verano caliente en el fútbol profesional español. En el masculino, y en el femnino, por el intento de la Real Federación Española de Fútbol de controlar su Primera División. ¿Qué opina sobre la polémica?

-¡Pufff! Ese es un tema delicado. No tengo una opinión definida. Las capitanas del Valencia fuimos al club a saber qué estaba pasando. Nos dijeron que tranquilidad, que era un problema del club, no de las jugadoras, que lo tenían que solucionar entre la asociación de clubes, y la Federación.

-Habrá quien interprete el intento de injerencia de Rubiales como una prueba más del auge exponencial que está experimentando el fútbol femenino en España. ¿No sé si es su caso?

-Sí. Al final en todo se nota que el fútbol femenino crece. Cuando hay polémica alrededor de un mismo producto es que ese producto está en auge.

«Hoy contar con el respaldo de un club masculino grande es casi imprescindible para mantenerse»

-Hoy por hoy, la inmesa mayoría de los clubes de Primera División Femenina son ya secciones de grandes clubes de origen y larga trayectoria en la élite masculina. En primera instancia, parece una buena señal para la promoción del balompié femenino, ¿o no?

-¡Hombre! Yo creo que estar respaldado por un club masculino que lleva muchos años trabajando es muy positivo. No es lo mismo pertenecer a un Atlético de Madrid, que un club que no tiene un equipo masculino que lo respalde. Es algo que, ahora mismo, para permanecer en Primera, resulta casi imprescindible.

-Galicia contará por segunda ocasión en su historia con un equipo en la máxima categoría, el Deportivo de A Coruña. Sin embargo, además de las jugadoras gallegas de su plantilla, la representación de futbolistas de la comunidad sigue siendo anecdótica...

-Creo que es muy positivo que el Deportivo haya dado ese paso, y ascendiera a Primera. Todas las jugadoras gallegas lo hemos acogido con gran felicidad. Siempre decíamos ojalá, ojalá, ojalá un equipo femenino gallego suba. Sí es verdad que a nivel económico es de los clubes que menos tiene, y le va a costar mantener la categoría. Pero no es menos cierto que ha hecho un esfuerzo para subir a Primera, y fichajes para intentar mantenerlo. Creo que se ha reforzado bien. Sobre que hay pocas jugadoras gallegas en Primera, al final, muchas de esas jugadoras nos tuvimos que ir al no haber entonces equipo en Galicia, y el Dépor ha tenido que tirar de jugadoras más jóvenes. Ellas tienen la posibilidad de disfrutar de ese equipo gallego en Primera que nosotras no tuvimos. A ver si el Dépor consigue mantener la categoría. sería una alegría para mí.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

«Yo siempre estoy dispuesta a volver a la selección. Pero lo veo complicado»