Abran paso a la peluquería saludable

Los productos orgánicos, hechos con derivados naturales, tienen cada vez más adeptos

Peluquería orgánica. Ese es el concepto a tener en cuenta a partir de ahora y el que están desarrollando a toda máquina en «Alma Mater», el nuevo local que Araceli Silva y su equipo han abierto en la plaza de A Independencia, en Vilagarcía. Pero, ¿qué es la peluquería orgánica? «Utilizamos productos que son derivados naturales: tintes hechos a base de aceites, barros para teñir el cabello, cremas y maquillajes hechos sin derivados del petróleo...», responde Araceli. Y los esmaltes, que sustituyen varios componentes de los que son bastante nocivos por otros menos dañinos. El problema, en resumen, es que todo lo que le echamos al cuerpo, al pelo y a las uñas en este caso, lo acaba absorbiendo el organismo.

«Todavía no hay conciencia de que mucha de la cosmética que usamos en el día a día lo que hace es introducir en nuestro cuerpo pequeñas sustancias que son derivados del petróleo y que son disruptores, que varían el sistema hormonal», explica Araceli Silva.

Contra todo esto aparece la cosmética natural, base fundamental en el establecimiento de Araceli Silva. ¿Es más caro? «¿Caro? A la larga compensa: estás usando un producto más natural. Los tintes son un poco más caros sí, pero tienen un coste de producción y, además, no los hacen multinacionales. Sería más fácil para mí ofrecer a mis clientas un tinte de una marca conocida», concluye. Muchas alergias que surgen a ya una provecta edad pueden llegar de esos tintes. De ahí, la cada vez más pujante moda de no teñir las canas.

Toca también tener un punto egoísta. La salud de las clientas es obligado intentar cuidarla, claro está, pero también la de los propios trabajadores. «Notaba que el ambiente nos hacía daño. Respirando las lacas, que tragábamos cada día. Y comenzamos a buscar productos que pudiéramos aplicar a la peluquería», explica Araceli.

Y también ofrece Alma Mater la peluquería oncológica. Los procesos de quimioterapia o de radioterapia suelen traer consigo la pérdida del cabello. Y ahí entra en liza el equipo de Alma Mater. «Asesoramos sobre las pelucas que hay para que sean lo más parecido a su tipo de pelo. Las hay sintéticas y naturales. Casi siempre se decantan por las naturales porque la duración es mayor y la calidad es mejor, sobre todo en melenas».

Y mucho más, claro está. En Alma Mater ofrecen tratamientos a base de aceites de jojoba, sésamo y almendras. Un shirodhara, que consiste en derramar aceite templado en la cabeza con un cuenco, shiatsu, un tipo de masaje que harmoniza cuerpo y mente, o el kobido, que es un masaje facial. Todo un placer para los sentidos. Y encima, sano y a un paso de casa.

Votación
10 votos
Comentarios

Abran paso a la peluquería saludable