El Arzobispado se propone restaurar el cruceiro de Carril en septiembre

El cabildo asegura que quiere poner en marcha de inmediato la recuperación del capitel de la pieza, destruido en el 2010


vilagarcía / la voz

Una de las piezas más singulares del patrimonio arquitectónico popular de Vilagarcía está a punto de abandonar el ostracismo al que se vio condenada en mayo del 2010. Fue entonces cuando un individuo empuñó un puntal para, desde el atrio de la iglesia de Santiago de Carril, arremeter contra el capitel de su cruceiro. El cabezal cayó al suelo y se fragmentó. A partir de ahí ha ocurrido un poco de todo. Juicios, condenas, la redacción de un proyecto de restauración que elaboró la técnica Iria López Baltar, el confinamiento de los pedazos de granito en un par de cajas de madera y un silencio que, por fin, acaba de romper el Arzobispado de Santiago. Fuentes de la institución eclesiástica, la propietaria del conjunto, anuncian que su intención es proceder, cuanto antes, a la recuperación del cruceiro de Carril.

«La idea -explica el cabildo compostelano- es que los trabajos queden realizados en el mes de septiembre». Para ello, el Arzobispado contactará con el vicario y con el arcipreste, así como con José Ríos Mosquera, el párroco en funciones de Carril. Ríos, de hecho, consultó con la restauradora vilagarciana a finales del año pasado la posibilidad de reactivar su proyecto. De aquel empeño, sin embargo, no hubo más noticia hasta ahora.

Cuatro meses de trabajos

De acuerdo con la propuesta de Iria López, la reconstrucción del cabecero y el adecentamiento del conjunto del cruceiro con técnicas absolutamente respetuosas exigirá alrededor de cuatro semanas de trabajos. En realidad, el diseño cuenta con todos los permisos necesarios. Desde la autorización de la comisión territorial de Patrimonio, dependiente de la Consellería de Cultura, y la aprobación del arquitecto municipal hasta el visto bueno del responsable de arte sacro del cabildo de Compostela.

Desde hace años, los restos de la cruz se conservan en un local que Cáritas gestiona en el entorno de la iglesia parroquial de Carril. Se trata de 25 pedazos de pequeño tamaño y otros quince que conservan unas dimensiones mayores. Todos ellos duermen el sueño de los justos en el interior de dos cajas.

Por lo que respecta al presupuesto, no habría más que adecuar los 7.500 euros que se calcularon en el momento en el que el proyecto fue encargado, a través del área de rehabilitación de Vilagarcía, a los cuatro años transcurridos desde entonces. En resumidas cuentas, alrededor de 7.800 euros que, en principio, serán abonados por el Arzobispado.

Cuando M. D. T., el autor del destrozo, fue juzgado, su condena incluyó el desembolso de 1.200 euros con los que sufragar la recuperación de la pieza. Independientemente de si el hombre los depositó o no, está claro que serían insuficientes para alcanzar ese objetivo.

El cruceiro de Carril, emparentado con el de Castroagudín, data de finales del siglo XVIII. Ni su emplazamiento es el original, pues se hallaba en la entrada del viejo cementerio, ni tampoco el cabezal destruido, que fue tallado por José García en los años 60.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

El Arzobispado se propone restaurar el cruceiro de Carril en septiembre