Veloso llega maltrecho a la meta de Bragança tras caer en la zona de seguridad de la etapa

Ciclismo El arousano entró a 4.30 del pelotón, pero sigue líder al registrársele el mismo crono


Habrá que ver si lo acontecido a poco más de un kilómetro de la meta de Bragança tiene consecuencias en las cuatro exigentes jornadas finales de la Volta a Portugal, o simplemente se quedó en un susto. Lo único cierto en este punto es que Gustavo César Veloso terminó la sexta etapa de la ronda lusa enfundándose un día más el jersey de líder de la general pese a la caída que lo llevó a atravesar la línea de meta a 4 minutos y medio del pelotón, y a 8.58 del español Héctor Saez. El hombre del Euskadi-Murias, ganador del trazado rompepiernas de 189,2 kilómetros con salida en Torre de Moncorvo, tras probarse el más fuerte de una larga escapada con once unidades.

Una mancha de aceite, en un suelo ya de por sí de lo más resbaladizo por causa de la lluvia, explicó el propio Veloso tras ser atendido por los servicios médicos de su equipo, el W52-F.C. Porto, mandó a un buen número de corredores al suelo en la penúltima de las grandes rotondas que precedían a la llegada. El arousano, al que le cayó un rival encima, tardó su tiempo en volver a subirse, con dificultad, a su montura, llevándose una mano a la parte superior de su pierna izquierda, casi a la altura de la cadera. No fue, sin embargo, el único de los aspirantes a la general en figurar entre los damnificados. Joni Brandão, cuarto en la clasificación y probablemente su mayor rival, completó la etapa a 7.02 del ganador junto a su compañero en el Efapel y quinto en la general, Herique Casimiro. Medio minuto después de Veloso entraría todavía João Rodrigues, el benjamín del W52 y siguiente corredor en el listado individual de la carrera lusa. Todos ellos recibieron el mismo tiempo oficial del pelotón, al haberse producido el incidente en la zona de seguridad delimitada por los 3 últimos kilómetros de la etapa, aplicable solo cuando no se trata de un final en alto.

Los tres altos de tercera categoría repartidos en los 53,7 primeros kilómetros del día depararon un inicio de etapa de lo más movida. Hasta el punto de que, en la ascensión al segundo de ellos, el de Freixo-de-Espada-á-Cinta, el pelotón se partió mientras perseguía a Álvaro Quadros (Caja Rural) y Juan Antonio López (Euskadi-Murias), con 25 hombres por delante al coronar el puerto (kilómetro 39,5) comandados por seis de los siete corredores del W52.

«Isto tamén é ciclismo»

El grueso de los rivales de Veloso tuvieron que desgastarse para anular la escapada, en el kilómetro 91,5, dando paso poco después a la intentona de la que saldría el vencedor de la sexta etapa.

«Escorreguei como se fora unha pista de xeo. Non te da tempo de protexerte», declaraba Veloso media hora después del final de la etapa aparentemente menos afectado de lo que parecía en un primer momento en la retransmisión televisiva de la caída. El arousano apuntó que «caeu moita xente da fronte da xeral. É unha mágoa. Pero isto tamén é ciclismo. É mellor non pensar niso, e recuperar para mañá o mellor posible». Y lo que aguarda promete ser una tortura para los maltrechos: 156,2 kilómetros con un puerto de 2ª. (Km. 72,3), y dos de primera, en el 116 y la meta en la Serra do Larouco.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Veloso llega maltrecho a la meta de Bragança tras caer en la zona de seguridad de la etapa