Noches de negro satén al pie del cañón

A sus cuatro años, el Vilablues es un niño moreno y regordete que sigue creciendo. Hoy llega lo mejor


Con la resaca de Bonnie Tyler y su tremendo concierto todavía muy presente, ayer arrancó la cuarta edición del Vilblues. Como viene siendo habitual, lo hizo con el alcalde, Alberto Varela, y el tipo que echó a andar todo esto, Goomer Meijón, sobre el escenario.

En esta ocasión, el regidor cambió la armónica y el saxofón de anteriores citas por una guitarra, que Goomer acompañó con un bajo.

Era la una, el sol apretaba y la música negra contribuía a incrementar la temperatura en varios grados. Todo, gracias a las buenas mañas de la Monk Blues Band, llegada desde Vigo para ejercer como banda del festival.

La fiesta se trasladó por la noche a la Segunda República, donde hoy abre fuego DJ Rafa Morcego.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Noches de negro satén al pie del cañón