El auge del turismo náutico llena de actividad los puertos de la ría

Vilanova tiene colgado el cartel de completo y Marina Vilagarcía está al 86 %


vilagarcía / la voz

El turismo náutico es el último caramelo que ofrece la comarca de O Salnés. Un sector que camina de manera firme y que crece cada año. Y un sector muy interesante por su alta capacidad adquisitiva y que llena de actividad los puertos de la ría. En la de Arousa y en la de Pontevedra hay unos dos mil amarres, con una ocupación muy alta en cualquier época del año y que se estira sobremanera, obviamente, durante los meses del verano.

En Vilanova tienen colgado el cartel del completo desde el mes de mayo. Son 233 los amarres que ofrece el puerto vilanovés, que se ha convertido en uno de los preferidos para todos aquellos que poseen una embarcación por los servicios y por los precios que ofrece.

El puerto deportivo de Pedras Negras también rebosa ya de actividad, y el martes estuvo muy cerca de tener también todas sus plazas cubiertas. Aquí han detectado hasta el momento una ligera variación a la baja en las embarcaciones que llegan en tránsito, pero apuntan desde O Grove que es lógico y que la temporada alta de llegada de embarcaciones es la que va desde el 15 de julio al 15 de agosto.

La situación se repite en la capital de la comarca. Marina Vilagarcía tiene 430 plazas y el nivel de ocupación durante el año suele rondar el 70 %. La cifra, sin embargo, se estira ahora, que ha comenzado la temporada alta, y ayer, por ejemplo, el 86 % de los amarres estaban ocupados.

En cuanto a los amarres hay que diferenciar en las embarcaciones deportivas que tienen una plaza fija de los de tránsito. Estos últimos son los que se reservan para los viajeros que están en plena singladura marítima y que deciden acercarse a tierra bien sea para poder dejar su embarcación en un sitio seguro y conocer la zona por tierra o, únicamente, para poder pasar la noche en un puerto.

Quienes llegan tienes servicios disponibles de agua, electricidad, wifi, además de unos vestuarios perfectamente equipados, al margen de establecimientos de restauración cercanos para que los viajeros puedan reponer fuerzas. El hecho de que estén permanentemente vigilados es otro punto que juega a favor del trasiego constante que tienen los puertos de las rías gallegas.

Son este tipo de embarcaciones las que permiten que se vean en los puertos de la ría de Arousa pabellones extranjeros procedentes de los países más diversos y una de las vías de entrada para el turismo europeo de calidad y no tumultuoso.

Por lo que respecta a los precios que rigen en los distintos puertos, estos, evidentemente, varían en función de la época del año de la que se trate y del tamaño de la embarcación. En Marina Vilagarcía, por ejemplo, ahora mismo, en plena temporada alta, para un barco medio de 10 metros el precio por día son 22,40 euros, cantidad que baja a 15,30 euros por día para uno de ocho metros.

Quienes atracan en los puertos tienen a su disposición agua, electricidad

y vestuarios

La ventaja que supone la cercanía del Parque Nacional Illas Atlánticas

Al margen de las especiales características de la ría de Arousa, en la que se puede navegar sin mayores problemas durante la inmensa mayoría de los días del año, uno de los aspectos que juega a favor del constante auge del turismo náutico en O Salnés, es la cercanía que tiene con el Parque Nacional Illas Atlánticas.

A cualquiera que le guste el mar seguro que tiene en su agenda una visita a Cíes, Ons, Sálvora o Cortegada y tener la posibilidad de contar con un puerto base prácticamente a tiro de piedra y poder pasar la noche bajo su amparo es otro punto a favor.

Por lo demás, desde los propios puertos se esfuerzan también en encontrar actividades que puedan servir de estímulo para que las embarcaciones foráneas pasen unos días por las aguas arousanas. Submarinismo, piragüismo o minicruceros en barco son parte de una oferta muy amplia para los visitantes.

«Navega el camino»

Hay, además, iniciativas como «Navega el camino», a la que está asociado el puerto de Vilanova. Los participantes, que partieron el pasado martes desde La Rochelle llegarán el día 25 hasta Vilanova para cubrir la última etapa el viernes 26 entre el puerto vilanovés y Padrón. A partir de ahí, desembarcarán y harán el último tramo a pie en la que es ya la cuarta edición de esta iniciativa que recorre buena parte de los puertos del norte de España. La salida la tomaron diez veleros, pero durante las siguientes etapas se les irán sumando más hasta alcanzar el medio centenar durante los últimos días de la actividad.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

El auge del turismo náutico llena de actividad los puertos de la ría