El aparcamiento de Fontecarmoa, cerca de empezar a funcionar

El nuevo párking disuasorio estará ubicado en los terrenos reservados para el cuartel de la Guardia Civil


vilagarcía / la voz

Cualquier usuario habitual de la zona deportiva de Fontecarmoa es buen conocedor de las dificultades que allí hay para encontrar un hueco en el que estacionar el vehículo. Las plazas son insuficientes, pequeñas y originan múltiples incidencias en forma de pequeñas destrozos en la chapa de más de un coche. Esas dificultades son el pan de cada día y se incrementan durante los fines de semana, cuando la actividad deportiva se acelera y a los utilitarios hay que unirles los autobuses.

Por ello, quien pasa por la zona ve con ojos golosos la ferviente actividad que desde hace unas semanas se desarrolla en los terrenos que están reservados para el nuevo cuartel de la Guardia Civil y que, en breve, servirán como nuevo aparcamiento disuasorio tras el acuerdo al que llegó el Concello con la Benemérita. Un acuerdo por el que se permitirá utilizar la zona como párking hasta que ese cuartel, del que se habla desde hace tanto tiempo pero que dista mucho de ser una realidad más o menos cercana, comience a edificarse. Esa bolsa, unida a la que se ha preparado en parte de los terrenos en los que se edificará la segunda piscina, contribuirá a aliviar los problemas de estacionamiento en el lugar.

Las incorporaciones que se han realizado en el entorno del pabellón de Fontecarmoa hacen que el número de aparcamientos disuasorios en Vilagarcía vaya a ser de siete porque en cuanto entre en funcionamiento el de los terrenos de la Guardia Civil se cerrará el de O Piñeiriño que está más cercano al colegio, una vez que no hubo acuerdo para renovar el convenio.

La política de habilitación de espacios públicos que se había fijado el equipo de Alberto Varela en su primer mandato cifraba un objetivo de 1.500 plazas como primer reto. Un reto que se superó de manera holgada en el tramo final con la apertura hace poco más de un año del que se ubica en Marxión. Al que hay sumar los dos de A Escardia, el de O Piñeiriño (con cuatro solares que son utilizados de manera habitual en este caso), los dos de A Escardia, el de Carril y el de A Golpelleira, en este caso siempre y cuando no interfiera en su actividad hostelera.

Esas plazas, sumadas a las que ya existían en Fexdega (tanto en su zona más cercana a la avenida Agustín Romero como en la parte posterior del edificio multiusos), la antigua explanada TIR, O Ramal, y la plaza de la estación, hacen que la cifra sea muy superior a las que ofrecen los establecimientos de aparcamiento de pago, que se quedan en poco más de un millar.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

El aparcamiento de Fontecarmoa, cerca de empezar a funcionar