Dos calles a la carrera para acabar en manos de la policía

La calle Santa Eulalia fue escenario de un despliegue policial contra el sospechoso de varios robos


vilagarcía / la voz

Su foto viaja por las redes sociales con la misma agilidad con la que el individuo se mete en líos de tonelaje variable. Ayer, el hombre al que se relaciona con diversos robos en establecimientos comerciales y de hostelería de toda Vilagarcía, se convirtió en una de las atracciones de la tarde en las calles aledañas al río de O Con. Allí, más de un vecino se sorprendió al verlo entrar en el portal de uno de los edificios del barrio Celso Emilio Ferreiro. Antes de meterse en el portal «estaba con otro chaval y con una chica», cuentan. Dos coches de la Policía Nacional se desplazaron al lugar y sus ocupantes entraron en el inmueble. Volvieron a bajar al cabo de un rato, con las manos vacías. Una de las patrullas se fue, la otra se quedó. Y permaneció impasible cuando, unos minutos después, el sospechoso vecino salió del portal y echó a correr. No llegó muy lejos: un par de calles más allá, junto a la gasolinera de San Roque, lo atraparon otros policías, que empezaron por identificarlo y acabaron llevándoselo en la parte trasera del vehículo policial.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Dos calles a la carrera para acabar en manos de la policía