Ni políticos, ni guardias civiles; el partido lo ganó Antón

Un niño que padece cáncer realizó el saque inaugural del encuentro disputado en Ribadumia


Ribadumia / La voz

No eran el Madrid y el Barcelona, como en broma anunció la presentadora. Pero el encuentro que ayer disputaron políticos y guardias civiles en el campo de A Bouza, en Barrantes, logró despertar una gran expectación. Quizás porque no todos los días se puede ver al señor alcalde de corto. O porque algunos dudaban de que los concejales tuvieran fuerzas suficientes para correr durante más de cinco minutos seguidos. Lo cierto es que, al final, los ediles demostraron estar en buena forma y plantaron cara a sus rivales, agentes de la Guardia Civil. El encuentro se resolvió con un empate. El gran vencedor, sin duda, fue la Asociación de Ayuda a Niños Oncológicos de Galicia (Asanog), que estuvo representada por Antón Allegue, un pequeño guerrero que lucha contra la enfermedad y que ayer se encargó de hacer el saque de honor.

El fútbol era la excusa. El motivo para que políticos y agentes de la Guardia Civil dejaran por un día de lado sus quehaceres para vestirse de corto y saltar al terreno de juego. El verdadero motivo de esta disputa era el de ayudar a Asanog a recaudar fondos y a dar a conocer la labor que desempeña. Así que a las doce de la mañana los políticos se vistieron la camiseta naranja y los guardias la amarilla, y saltaron al terreno de juego. Primero, los jugadores, junto con los integrantes de las plantillas del Umia y el Ribadumia, le hicieron el paseíllo a Antón Allegue. El pequeño recorrió el campo entre los aplausos de los presentes e hizo el saque de honor.

Finalmente, se optó por disputar un encuentro a campo completo con 22 jugadores. En las filas de los políticos estaban David Castro, alcalde de Ribadumia, y los concejales Enrique Oubiña Luis Serantes, Antonio Roma y Juan Carlos Esperón. De Meaño participaron los independientes José Aspérez, Alberto González, Ramón Domínguez y Juan Forte. De Cambados, José Ramón Abal, de Pode; de Sanxenxo Gonzalo Pita y de A Illa, el exalcalde socialista Manuel Vázquez. Las fuerzas parecían, en principio, del lado de los agentes, que incluso tuvieron que ceder alguno de los integrantes de su equipo a los rivales, que no lograron tanta concurrencia. Pero los ediles dominaron durante toda la primera parte. Abal lanzó el primero tiro a puerta y consiguió también el primer gol para los políticos. Alberto González, los otros dos. La cosa quedó en tablas. Tres a tres en un encuentro en el que sobraron risas y buen humor. Y los sofocos de algunos pidiendo el cambio tras solo diez minutos corriendo en el campo. Menos mal que era por una buena causa.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Ni políticos, ni guardias civiles; el partido lo ganó Antón