Meaño vuelve a demostrar que su banda es la mejor del mundo

Venció en Italia, donde compitió con otras 35 agrupaciones


meaño / la voz

Dos veces compitió la banda de Meaño en certámenes internacionales. Y dos veces también volvió a casa como la mejor clasificada. La primera fue en el 2013, en Holanda. La segunda, el pasado fin de semana en Riva de Garda, en Italia. La agrupación no fue solo elegida la mejor en su categoría, sino que logró además el Flicornio d’Oro, el galardón que se le entrega a la mejor banda de toda la competición. «A estos certámenes siempre hay que ir con humildad, pero yo sabía que la obra que llevábamos era una obra ganadora», explica el director de la agrupación, Diego Lorente.

«Estamos muy contentos, pero muy cansados», asegura el responsable de la banda. Porque el viaje ha sido intenso. La mitad de los músicos, acompañados de sus familiares, partió en la mañana del viernes para Italia. La otra mitad, por la tarde. Se reunieron todos por la noche, para empezar con los ensayos, que repitieron durante toda la jornada de sábado. La banda había tenido ya muy buena experiencia en certámenes internacionales, pues en el 2013 triunfó en Kerkrade, en Holanda. Ahora, «nos apetecía otra vez el reto de participar en un concurso internacional y el más cercano era Italia», cuenta Lorente.

El director de la banda reconoce que en sus expectativas entraba el figurar entre los primeros, aunque sostiene que a estos concursos hay que acudir siempre con humildad. La sensación de victoria se acrecentó después de que la banda interpretase El jardín de Hera, una pieza de José Suñer. «Es una obra muy apreciada en los festivales. Muy bonita, pero muy difícil y que al público le llega mucho», sostiene. Cuando los músicos de Meaño terminaron su actuación, el público se levantó y le dedicó una gran ovación. «Yo quedé muy satisfecho. Aún faltaban cuatro bandas por tocar pero ya habíamos dejado el nivel cerca de que no se pudiera superar», sostiene. Y así fue.

El jurado dio a conocer su decisión y los de Meaño, una banda formada por 104 músicos con una media de edad de 16 años, consiguieron el primer premio en su categoría, que era la superior. Pero es que, además, obtuvieron la máxima puntuación que se otorgó en el certamen, lo que los hizo merecedores del trofeo Flicornio d’Oro. Y eso que enfrente tenían a 35 bandas llegadas de toda Europa. «Para lograr esto se tienen que dar muchos factores, que toquemos muy bien, que el tribunal lo sepa valorar y que tu rivales no toquen mejor», explica Lorente. Con todo ello pudieron los músicos de Meaño.

«El público nos dio una ovación que fue impresionante», explica el director

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Meaño vuelve a demostrar que su banda es la mejor del mundo