Dos falsos revisores del gas robaron una caja de caudales con dinero y cuantiosas joyas a un matrimonio mayor de Vilagarcía

Dos tipos de Santiago, que ya han sido identificados, engañaron a sus víctimas y consiguieron marcharse de su domicilio con una caja de caudales


VILAGARCÍa / LA VOZ

La colaboración entre el Cuerpo Nacional de Policía y la Guardia Civil hizo que la cosa se quedase en nada, y el matrimonio estafado recuperase sus pertenencias, pero un timo viejo como el mundo estuvo a punto de costarle un verdadero disgusto a una pareja mayor de Vilagarcía. Dos tipos de Santiago, que se hicieron pasar por revisores del gas y ya han sido identificados, engañaron a sus víctimas y consiguieron marcharse de su domicilio con una caja de caudales que contenía una buena cantidad de joyas y dinero.

El episodio tuvo lugar el 22 de febrero, a mediodía. Los dos estafadores se presentaron en la vivienda, ubicada en una céntrica calle de la capital arousana, ataviados como revisores. Les abrió la puerta un hombre de avanzada edad, ante el que se presentaron como trabajadores de Unión Fenosa cuyo propósito era informarse de las condiciones de su servicio para intentar mejorarlas. Le pidieron al anciano su documento de identidad y le emplazaron a dejarlos entrar en su domicilio para poder desarrollar los trámites necesarios con comodidad, algo a lo que su víctima accedió.

Ya en el interior del piso, su propietario condujo a los dos timadores a la cocina. El más joven, de 27 años, comenzó a escribir en un papel. Poco después, los sujetos le pidieron su cartilla bancaria. El hombre la fue a buscar a su habitación y la retiró de una caja de caudales, que dejó abierta encima de la cama. Aquel fue el peor error de cuantos cometió, porque cuando regresó a la dependencia, los estafadores le hicieron firmar el supuesto escrito en el que estaban trabajando y no le dieron más que evasivas en cuanto la víctima quiso que se identificasen debidamente.

Pillados en un control

Cuando los falsos revisores abandonaron la vivienda, el anciano pudo comprobar que le habían sustraído cincuenta euros de una cartera que tenía encima de la mesa. Y que la caja de caudales se había esfumado con su contenido de joyas de oro y una importante cantidad de dinero. Lo que no imaginaban los dos elementos es que la Guardia Civil los iba a parar en un control de tráfico para, finalmente, requisar todo lo robado, que posteriormente fue devuelto a sus propietarios.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

Dos falsos revisores del gas robaron una caja de caudales con dinero y cuantiosas joyas a un matrimonio mayor de Vilagarcía