Jubilados y parquistas, furtivos en Carril

Los 37 identificados por mariscar ilegalmente en Cortegada son «xente da zona», «vellos coñecidos» del servicio de Gardacostas que Villanueva vincula a Lazareto


vilagarcía / la voz

El jueves, un operativo combinado de Gardacostas, Guarda Civil y Policía Nacional permitió identificar a 37 furtivos que trabajaban en el entorno de Cortegada y requisarles, además de 115 kilos de marisco, numerosos aperos. Entre las personas que han quedado fichadas figuraban jubilados, personas en situación de desempleo, algunos titulares de parques de cultivo e, incluso, un ex patrón mayor de la cofradía. Son, dice Lino Sexto, responsable de Gardacostas, «xente da zona» a los que sus hombres conocen bien, y que el jueves quisieron aprovechar la gran seca para hacer acopio de almeja y berberecho en una zona de libre marisqueo situada al Oeste de Cortegada.

«A xente que estaba alí, que foi identificada e denunciada, son lazaretos ou xente da súa órbita», dice el patrón mayor de Carril, José Luis Villanueva, que considera que «quen estaba alí, traballando ilegalmente, terá que sufrir as consecuencias». A su juicio, el operativo desplegado por los distintos cuerpos de seguridad ha sido impecable, aunque él está convencido de que algunos furtivos lograron esquivar el cerco desplegado a su alrededor por las fuerzas del orden.

Desde el cuerpo de Gardacostas, sin embargo, se muestran satisfechos del resultado de la operación. «En Carril adoita baixar moita xente a furtivear. Nesta ocasión, tendo en conta que había unha seca moi importante e que dispuñamos de medios, decidimos montar o operativo. E iso permitiu coller a moita xente que noutras circunstancias podería terse espallado», dice Lino Sexto. Según la información facilitada por el responsable de Gardacostas, el grueso de estos furtivos son viven al límite de la marginalidad. Aunque no todo el mundo lo entiende así. Rolando Vidal, presidente de la agrupación de marisqueo a pie, explicaba que en Carril existen los «furtivos de marea grande». Gente de la localidad que aprovecha las secas importantes para «ir a coger uno o dos kilos de marisco». No se trata de un colectivo ni violento, ni peligroso, ni organizado. «Lo que hay aquí no tiene nada que ver con las redes organizadas que hay en otras zonas de la ría, sobre todo en Barbanza», explica el presidente de la agrupación de marisqueo a pie carrilexa.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

Jubilados y parquistas, furtivos en Carril