Augas de Galicia constató en enero 17 vertidos residuales en Vilagarcía

Ravella ha invertido unos dos millones de euros en saneamiento en el actual mandato. Marea reclama que se amplíe la depuradora


vilagarcía / la voz

Uno de los grandes quebraderos de cabeza para cualquier equipo de gobierno municipal viaja bajo las calles. El saneamiento es una de las grandes asignaturas pendientes pese a los continuos esfuerzos que se hacen para intentar atajar el problema. En Vilagarcía, todos los grandes proyectos de humanización que se realizaron o que están en plena fase de obras (plaza de Galicia, A Independencia, Matosinshos, etc) incluyen la renovación de las redes de saneamiento y abastecimiento «y esa parte suele suponer entre el 30 y el 45% del coste total del proyecto», según apuntan fuentes municipales. En total, alrededor de dos millones de euros en el presente mandato.

Pese a todos esos esfuerzos por parte del gobierno municipal, Augas de Galicia constató en el pasado mes de enero hasta nada menos que 17 vertidos en Vilagarcía que superan los límites establecidos y un punto más del que se sospecha que pudiera ser contaminante, pero que está en fase de estudio.

A la cabeza

Vilagarcía encabeza la clasificación de puntos de vertido a la ría de Arousa de manera muy destacada, tanto en la comarca de O Salnés como en la de Barbanza. Augas de Galicia constató durante enero ocho puntos en Cambados, cinco en O Grove y Vilanova, cuatro en A Illa de Arousa, tres en Pontecesures, y uno en Catoira, Meaño y Ribadumia, según los datos facilitados por la Xunta de Galicia. En el polo opuesto, Sanxenxo es la única localidad de O Salnés que tiene en cero su casillero de vertidos -tanto los que no cumplen los límites como los que están bajo investigación-, si bien aparecen dos que ya fueron subsanados por Augas de Galicia. Porque en la relación del organismos aparecen también los puntos que se han resuelto a instancia de las inspecciones. En esa lista de puntos subsanados domina Cambados, con un total de 16, seguido de O Grove (14), Vilanova (13), A Illa y Vilagarcía (11 cada una), Ribadumia (3) y Catoira, Meaño y Pontecesures (2 cada uno).

Por último, y por lo que respecta a los vertidos que están bajo investigación para comprobar si cumplen o no los límites establecidos, hay hasta cuatro localidades de la comarca de O Salnés que no tienen ninguno bajo sospecha. Son A Illa, Meaño, Ribadumia y Sanxenxo; en Vilagarcía, Cambados y O Grove hay uno y la cifra se dispara en Vilanova, con nada menos que una docena. Los vertidos que analiza Auga de Galicia son tanto de carácter industrial como doméstico, bien por pluviales o por saneamiento

Cámaras en el alcantarillado vilagarciano para localizar el origen del problema

Fue una de las grandes obras que acometió el actual equipo de gobierno en sus primeros meses de mandato. Ravella instaló un nuevo sistema de bombeo para la aguas residuales que se instaló en la praza da Liberdade de Carril. Una obra que tenía como objetivo acabar con los vertidos que llegaban a las zonas marisqueras y al entorno del parque nacional de Cortegada y que tuvo un presupuesto que se acercó a los 200.000 euros, cifra que se superaba si se le añadían otros 34.000 que se utilizaron entonces -en noviembre de 2016- para la instalación de una red independiente de recogida de aguas pluviales también en Carril.

La preocupación por el mal estado de las canalizaciones, que es lo que provoca tan alto número de vertidos, llevó también a Ravella a usar la tecnología para intentar detectar y frenar el problema. Así sucedió en las obras que se realizaron en As Carolinas, donde se usaron unas cámaras que se introdujeron en el alcantarillado y que permitió detectar el problema que se había con las canalizaciones de pluviales y que provocaban, según los técnicos del Concello, los malos olores que abundaban en el parque de A Coca.

O Con

La solución de las cámaras fue también tanteada por el Concello para utilizar en más zonas. El puente de Doutor Tourón que cruza el río de O Con era uno de los lugares escogidos para que allí se examinara si existe algún tipo de rotura que causa que cada cierto tiempo se produzca un vertido al cauce a través de un sumidero de pluviales.

Marea reclama que se amplíe la depuradora

Marcos Cal, diputado autonómico de En Marea, y María de la O Fernández y varios miembros más de la candidatura de Marea da Vila visitaron ayer la EDAR de Vilagarcía y allí reclamaron que se amplíe la depuradora «que foi construída nos anos 80 e pensada para unha poboación de 30.000 habitantes», según recordó la candidata a la alcaldía. Cal aseguró que En Marea presentará una iniciativa al respecto en el Parlamento de Galicia para buscar soluciones al problema de los vertidos a la ría

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Augas de Galicia constató en enero 17 vertidos residuales en Vilagarcía