La última batalla en la cofradía de Carril se libra en el «faiado»

Aproamar pide al Concello que abra un expediente sancionador al pósito por usar como oficinas la última planta de su sede


vilagarcía / la voz

En la cofradía de Carril, los problemas siguen creciendo. Más allá de los conflictos en materia pesquera y marisquera, más allá de las reivindicaciones de los distintos sectores que lo forman, en este pósito vilagarciano cualquier materia es susceptible de acabar en los tribunales. Así, ha habido causas en el terreno laboral, las habrá en el penal, y parece que hasta hay lugar para la controversia urbanística. Y es que Aproamar ha denunciado ante el Concello de Vilagarcía que la cofradía está utilizando el faiado de su sede, un edificio de la calle Aduana, como oficina. Lo hace, dicen desde esta organización, «sin licencia municipal y en contra de los usos urbanísticos dispuestos».

Según señala Aproamar, la cofradía está instalada en un inmueble de varias plantas. Las dos primeras destinadas a oficinas. La última debería ser empleada como almacén. En esta última, sin embargo, «estanse a realizar funcións de oficina por dous traballadores que alí se encontran asignados, dende que, a finais do ano 2017, o patrón maior decidiu trasladalos, rehabilitando dita planta e cambiando o uso de almacén para empregalo como oficina».

Tras este relato de hechos, Aproamar solicita al Concello de Vilagarcía que paralice «de forma inmediata a actividade laboral na citada instalación». También se reclama que «polo servizo técnico municipal se comprobe as instalacións e as obras realizadas na planta almacén da a incompatibilidade dos usos previstos na actualidade e na inexistencia de licenza de actividade, dando traslado inmediato da acta que se levante». Por último, se reclama que «se incoen os correspondentes expedientes sancionadores e de reposición da legalidade urbanística».

Esta denuncia ante el Concello de Vilagarcía coincide con la ofensiva lanzada por la bióloga de la cofradía de Carril, que según un escrito que ha enviado a la dirección del pósito, está a punto de reincorporarse de una baja médica. Para cuando lo haga, quiere volver a un entorno de trabajo adecuado, y no al faiado que, según asegura, no reúne las condiciones adecuadas y se encuentra en situación de «incompatibilidad jurídica existente entre el uso urbanístico contemplado en el fallado con la naturaleza de los trabajos que presto en dichas instalaciones».

La ofensiva ante Ravella coincide con una reclamación de la bióloga por el mismo tema

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

La última batalla en la cofradía de Carril se libra en el «faiado»