Los entrenadores, mentalizados de una segunda vuelta más exigente

Sáez apunta que el Arousa deberá superar la puntuación recolectada en el primer tramo, como sus homólogos en el Ribadumia y Céltiga para la salvación


vilagarcía / la voz

Con la última jornada de la primera vuelta colocada en el calendario después, y no antes del parón navideño, es poco el tiempo para la reflexión antes de encarar el segundo tramo de la Liga. Solo alcanzado el ecuador del campeonato goza el observador de una imagen completa de lo que ha sido hasta entonces la actuación de cada equipo, y del punto de partida con el que le toca encarar el resto de la temporada. Con el último partido de la primera vuelta adquiriendo una tonalidad más intensa a la hora de colorear el dibujo, por ese efecto psicológico que le proporciona el haber sido a su vez el primero del año nuevo. Y tanto el conjunto, como la última comparecencia liguera, une a los tres entrenadores de los equipos arousanos de Tercera en su conclusión. Al Arousa, al Ribadumia y al Céltiga les toca mejorar con creces su rendimiento en las 19 jornadas restantes.

Rafa sáez

«Los 31 puntos de botín se han quedado algo escasos». El entrenador del Arousa, Rafa Sáez, tira de matemáticas para valorar la trayectoria de un equipo, el suyo, que se postuló desde el primer minuto de Liga como aspirante a un puesto en la próxima fase de ascenso. «En condiciones normales, 31 puntos en la primera vuelta no es un mal botín. En condiciones normales te situarían en puesto de play-off, o más cerca de lo que ahora estamos. ¡Pero el ritmo de puntos de los equipos de cabeza es bestial!». Por ello, añade el técnico arlequinado no puede más que reconocer que «los 31 puntos de botín se han quedado algo escasos», subrayando que «hemos sido merecedores de más; las sensaciones en este sentido son buenas».

Así las cosas, y después de dar prácticamente por imposible la caza del líder, un Racing de Ferrol que califica de «trasatlántico», y el segundo, Bergantiños, Sáez entiende que el Arousa mantiene intactas sus opciones de alcanzar al tercero y cuarto en la tabla. Claro que, «es cierto que va a obligarnos a hacer más de 31 puntos», advierte. Y conseguirlo pasa inexorablemente por «hacer un mejor trabajo defensivo». Sobre todo, por poner fin a esa ingente cantidad de goles en contra en los primeros minutos de partido, que obliga al Arousa a jugar tantas veces a remolque en el marcador casi desde el pitido inicial. El análisis de su técnico habla de que se trata de situacións «más provocadas por el rival», por lo que apunta que la soluciones pasa por «estar más atentos, para que no nos puedan sorprender».

Luis Carro

«Non nos queda outra que mellorar os números da primeira volta». «Evidentemente, temos un défice de puntos notable», comenta el entrenador del Ribadumia. Luis Carro recuerda que el mínimo fijado por cualquier técnico de Tercera a la hora de hablar de la consecución de la permanencia se sitúa en 45 puntos al término de la Liga; y el cuadro aurinegro solo cuenta con 18.

Para avanzar en ello lo primero que debe hacer su equipo, destaca Carro, es «romper a dinámica na que estamos canto antes», con tan solo 5 de los ultimos 33 puntos en juego sumados. Sobre todo, dice, «tendo en conta que o noso final de Liga vai ser máis esixente», con el Compos, Arousa y Racing de Ferrol aguardando en las tres últimas jornadas.

Preguntado sobre el descalabro del Ribadumia tras un sobresaliente inicio de Liga, que lo llegó a situar en quinto puesto, el vilanovés comenta que «comezamos nunha boa dinámica de resultados, pero non xogabamos como queriamos. E xusto comezamos a perder cando estabamos no mellor momento de xogo». Por «condicionantes que non axudaron. Algúns máis controlables, outros non». Entre estos últimos, enumera lesiones como la de Matos o la última de Cerqueiras, pero también, y «sen que sirva de escusa», el arbitral, con «decisións que están condicionando partidos». Ese tipo de elementos que suelen confluir con la dinámica de los equipos, sonriendo a los más felices, y golpeando a los más atribulados.

«Toca mantener la calma, y empezar a sumar puntos»

Javi Rey desembarcaba en el banquillo del Céltiga la primera semana de diciembre. Su firma, pues, aparece únicamente en los cuatro últimos partidos del equipo isleño, que al igual que los cinco anteriores bajo la batuta de Manolo Núñez, se saldaron con sendas derrotas. Así, Rey solo se considera capacitado para comentar la trayectoria del cuadro arousano desde su llegada al mismo. Y «si bien es cierto que no sumamos un punto desde que llegamos, la predisposición del equipo es muy buena, como el trabajo diario», dice.

A partir de aquí, el entrenador sostiene que «la Tercera es muy larga. Hay que tener paciencia. En los momentos difíciles hay que mantener la calma». Pero, advierte al momento, «empezar a sumar puntos», ya que «el tiempo es el que es, y vamos a contrarreloj».

Javi Rey confía en que los fichajes realizados desde su llegada, y los que deben firmar en lo que queda de mes, apuntalen al Céltiga, dotándolo de la robustez necesaria para remontar con éxito desde su actual penúltima plaza en la clasificación, con 14 puntos.

Llegada inminente de un central

«Cuando llegué el déficit más claro en la plantilla era el de un lateral izquierdo, y lo cubrimos con Lucas Carminatti. Mirando las estadísticas, el equipo tenía carencia de gol, y con los fichajes de Igor Sevivas y Edu Otero creo que, cuando puedan jugar, en principio esta semana, será suficiente para resolverlo». Y a ello, añade el técnico del Céltiga, «la idea es incorporar para el próximo partido a un central del grupo andaluz de Tercera», al tiempo que se busca un mediocentro defensivo para cerrar la plantilla.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Los entrenadores, mentalizados de una segunda vuelta más exigente