«Atender una llamada o un WhatsApp al volante es recorrer un campo de fútbol sin mirar»

Las carreteras de la provincia registraron 24 fallecimientos el año pasado, cuatro más que en el 2017


pontevedra / la voz

El 2018 no fue un buen año en lo que a seguridad circulatoria en la provincia se refiere. Según confirmaron desde la Delegación del Gobierno, Pontevedra cerró el pasado año con un incremento de las víctimas mortales en accidentes de tráfico, ya que acumuló veinticuatro fallecimientos frente a los veinte del 2017. En todo caso, las Rías Baixas no fueron el área donde se registró una mayor siniestralidad al volante. Así, en A Coruña se contabilizaron 45 víctimas mortales cuando un año antes habían sido 33, mientras que Lugo sumó veinte -cuatro más que en el 2017- y en Ourense se pasaron de siete a quince muertes sobre el asfalto.

A la vista de estas cifras, el delegado del Gobierno en Galicia, Javier Losada, asumió en Pontevedra que fue «un año malo para Galicia» e incidió en que «tres de cada cuatro accidentes que se producen son en carreteras convencionales». A este respecto, matizó que son dos los factores principales que se encuentran detrás de la mayoría de accidentes: la velocidad y el conocimiento de la vía, «que da una falsa apariencia de seguridad». De igual modo, remarcó que los fallecimientos en muchas ocasiones se deben al no uso del cinturón de seguridad, mientras que el empleó del móvil y otras tecnologías al volante «es fatídico para la seguridad». «Atender una llamada o un WhatsApp es recorrer un campo de fútbol sin mirar», subrayó.

Objetivo, víctimas cero

Por su parte, días atrás, el delegado del Gobierno insistía en la necesidad de «aumentar las medidas para mejorar los datos de siniestralidad en las carreteras de la comunidad». Tampoco dudó en calificar de «preocupantes» los 104 muertos, al tiempo que insistió en que el objetivo es alcanzar «las cero víctimas». De cara a esta meta, Losada remarcó que el Gobierno «ya ha tomado medidas». Entre ellas, la reducción en el límite de velocidad en las carreteras convencionales, de 100 a 90 kilómetros por hora, a la que se sumarán una serie de campañas sobre el control de velocidad, consumo de alcohol y drogas, y estado del vehículo. De igual modo, se ha previsto desarrollar una serie de campañas específicas que afectarán a la red viaria provincial y, por extensión, a la gallega. De igual modo, el repunte de la accidentalidad mortal será una de cuestiones que se abordarán en una próxima comisión, que también analizará las forma de optimizar la seguridad vial.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

«Atender una llamada o un WhatsApp al volante es recorrer un campo de fútbol sin mirar»