Condes de Albarei, 30 años en la vanguardia

Hace ya tres décadas se ponía en marcha un de las primeras y más importantes cooperativas de rías Bixas. Aquellos primeros socios son hoy 380, compraron Pazo Baión y lo convirtieron en un referente del enoturismo


Fue un grupo de viticultores de la zona sur de O Salnés el que, hace ahora treinta años, decidió apostar por una denominación de origen que entonces veía la luz. Rías Baixas se estaba fraguando aún cuando estos emprendedores vieron la oportunidad de incorporarse y de poner en marcha una cooperativa. Nacía así Salnesur, empresa fundada por 65 socios. Tres décadas han pasado desde entonces y aquel proyecto resultó ser el germen de una de las empresas más importantes de la que hoy es la principal denominación de origen de Galicia. Ya no se llama Salnesur. Cogió el nombre de su albariño por excelencia, Condes de Albarei. Hace ahora diez años incorporaron Pazo Baión a sus propiedades y consiguieron convertir ese espacio, famoso por negocios que nada tenían que ver con el albariño, en un referente del enoturismo. Al amparo de estas dos marcas han desarrollado una completa gama de productos que, atenta a la vanguardia, sigue creciendo. Áine, la diosa celta del viento, da nombre a un nuevo albariño elaborado con las uvas cultivadas al lado de la playa. Es el primero de una gama de nuevas elaboraciones que llegará a los mercados bajo la marca Albarei.

Corría el año 88 cuando la primera cosecha de Condes de Albarei salió al mercado. Entonces, se apostó por la elaboración tradicional de la subzona de O Salnés, con un 100 % albariño. Aquel vino se convirtió en el buque insignia de la bodega, en el que representa su filosofía y el buen hacer de sus socios. Y pronto les dio más de una alegría porque, solo tres cosechas después, consiguió la medalla de oro en el concurso internacional que se celebró en Burdeos. La añada que soplará las velas del 30 cumpleaños está ya en los mercados. Por fuera, no se parece en nada a aquella primera producción. Su exterior ha sufrido una profunda remodelación y este albariño se presenta en una novedosa botella que le da el mismo color que a las aguas de la ría en la que se cultiva. Por dentro, en esencia, sigue siendo el mismo. Ese blanco tradicional, fresco, con nota frutales y ese punto de acidez tan característico de los Rías Baixas. Pronto llegaron otras elaboraciones. La bodega apostó por la madera gallega para su Carballo Galego, un albariño de gran carácter y singularidad que se elabora en barriles de roble autóctono. El Enxebre fue el siguiente en sumarse al portafolio, un vendimia seleccionado fresco y equilibrado con un final largo y persistente. Y todavía hay más, porque bajo Condes de Albarei se comercializa también En Rama, un vino de tonalidad dorada y reflejos verdosos elaborado a partir de las cepas más antiguas y que tiene tres años de crianza sobre lías. De hecho, actualmente está en los mercados la cosecha del 2013.

el salto al enoturismo

Aquellos primeros 65 viticultores fueron creciendo y pronto superaron los doscientos. Así que, en el año 94, se hizo preciso ampliar y renovar la primera bodega. Fue un gran esfuerzo para los socios, pero nada comparado con el que se enfrentarían en el año 98. Porque contra todo pronóstico, pues competía contra gigantes como Freixenet, la cooperativa cambadesa consiguió hacerse con el Pazo Baión. Tenía un proyecto enoturístico y otro vinícola para esta emblemática explotación, que está rodeada de una plantación de 22 hectáreas de albariño. Y se lanzó a su conquista. De aquello hace diez años y, aunque fue una época dura debido a la crisis que a partir de entonces afectó al país, lo cierto es que el balance es muy positivo. La finca se ha convertido en toda una referencia en el mundo del turismo del vino, ganando hace dos años el premio al mejor rincón enoturístico de España, que otorga la Asociación Española de Ciudades del Vino. Y es también el origen de dos de los albariños más especiales de la bodega. El primero, Pazo Baión, un vino de finca elaborado en exclusiva con las uvas de la parcela. Gran a Gran es la última incorporación. Un albariño hecho con uvas pasificadas de atractivo color dorado, perfumado, goloso y con un marcado carácter atlántico. Pero en Condes de Albarei siguen trabajando. Tienen listo el primer vino de la nueva gama Albarei. Lleva el nombre de la diosa celta del viento, Áine, y es un albariño en el que se busca la maduración extrema de la uva, dando como resultado un vino con una gran intensidad aromática de carácter floral.

Así que, treinta años después, a Condes de Albarei le sobran motivos por los que brindar. Y albariños con los que disfrutar cada momento especial de las próximas fiestas.

La diosa celta del viento, Áine, da nombre a la última elaboración de la bodega, un albariño que busca la madurez extrema. A su lado, el primer vino de pago, producido en exclusiva con uvas de Pazo Baión. Y, por último, el albariño más clásico, del que este año se vende la cosecha número 30.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos
Comentarios

Condes de Albarei, 30 años en la vanguardia