El ClasClás busca a las grandes promesas de la música

La próxima edición del festival tiene fecha, escenario y maestros de lujo; ahora busca a talentos a los que dar proyección


A los legos en la materia, la música clásica les impone cierto respeto. El halo de sofisticación y elegancia que parece envolver ese mundo hace que, en ocasiones, nos distraigamos de lo esencial: hablamos de música y de músicos. De gente que invierte horas en estudiar sus instrumentos para alcanzar la perfección. De gente que ataca cada movimiento con pasión, como una oportunidad de comunicarse con el mundo.

De todo ello sabrán mucho, seguro, las 25 jóvenes promesas del mundo de la música clásica que tendrán la ocasión de participar, el próximo verano, en la segunda edición del ClasClás. El festival internacional fue un bum inesperado el pasado verano. «O listón está moi alto, pero estou seguro de que os organizadores conseguirán superarse nesta segunda edición», decía ayer Alberto Varela, con la mirada fija en Rosina Sobrino y Pablo Vidal, Los responsables de la aventura musical que volverá a la ciudad -al auditorio, al Salón García, a la iglesia de Vista Alegre y a los pazos de Rubiáns y Golpelleira- entre el 27 de junio y el 6 de julio.

La Orquesta Sinfónica de Galicia será la encargada del concierto que abrirá este certamen, en el que la dirección artística ha vuelto a recaer sobre Gay Braunstein. Él encabezará al grupo de artistas de primer nivel que actuarán como mentores de los 25 jóvenes talentos que durante diez días participarán en conciertos, recibirán y darán clases musicales y participarán, también, en otro tipo de encuentros articulados alrededor de «temas importantes para desenvolver unha carreira musical», en palabras de Rosina Sobrino.

Y es que el ClasClás debe cumplir muchas funciones: acercar conciertos de gran calidad a los amantes de la música clásica; acercar esta a la calle; y al mismo tiempo impulsar a todos los que, de una u otra forma, están implicados en el certamen. A los jóvenes talentos, que ya pueden presentar sus candidaturas; a los alumnos del conservatorio, que tendrán la ocasión de ampliar sus horizontes. E incluso a los profesores. Porque, como dijo ayer una de las maestras, la violinista Alena Baeva, compartir la música con otros siempre es enriquecedor.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

El ClasClás busca a las grandes promesas de la música