Ravella plantea una rebaja tanto del IBI urbano como de su categoría rústica


vilagarcía / la voz

Los grupos de la corporación se reunieron ayer para seguir analizando la política impositiva que estará en vigor en el 2019. En ese encuentro la portavoz del gobierno socialista, Tania García, y la concejala de Facenda, Luz Abalo, acabaron de dar forma a la propuesta final del ejecutivo. Tras las negociaciones emprendidas con otros grupos, «e en aras de acadar o consenso necesario», los postulados del gobierno local hablan de congelar las tasas, pese a la subida del IPC, y rebajar el IBI, tanto en la modalidad rústica, donde se plantea una bajada de 15 décimas del coeficiente reductor, y de dos décimas en la urbana. De esta manera, el coeficiente del IBI rústico quedará en un 0,55, mientras que el urbano bajará hasta el 0.51, cuando los cálculos iniciales del gobierno pasaban por dejar esas cifras en un 0,60 y un 0,52, respectivamente.

La rebaja de este impuesto, junto con la congelación de las demás tasas, con la creación de bonificaciones para la creación de empleo, y la ampliación de los descuentos a vehículos no contaminantes, será llevada a debate en un pleno extraordinario que, según lo previsto, se celebrará a finales de la próxima semana.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Ravella plantea una rebaja tanto del IBI urbano como de su categoría rústica