Una alfombrista con un Senado a sus espaldas

María Hermida
maría hermida PONTEVEDRA / LA VOZ

AROUSA

Ramón Leiro

Merchy Cochón tira del carro de un grupo de vecinas de Cerponzóns que engalanan el Corpus y que son las «senadoras»

04 may 2018 . Actualizado a las 05:00 h.

Merchy Cochón Viéitez, Merchiña, tiene un enorme peso a sus espaldas. Ella, con sus 28 años y enorme entusiasmo, es la cabeza visible de todo un Senado. ¿Les suena a broma? Pues no lo es. Hace años que don Manuel, el párroco de Cerponzóns, bautizó el grupo de vecinas que confeccionan las alfombras florales del Corpus en la parroquia como «las señoras del Senado». Pues Merchiña, que es la más joven de todas esas artistas de la flor, la que se encarga de hacer los dibujos a ras de suelo, tiene tras sí a ese Senado. Ahora mismo, faltando poco más de un mes para el Corpus, el grupo está en plena faena, cortando flor y urdiendo diseños. Merchiña se quita méritos y dice que todo es labor de equipo. Que ella, sin el resto, sin el Senado, sería un cero a la izquierda en cuestión de flores.

A Merchiña la cosa le viene de familia. De pequeña ya andaba metida en el fregado de las alfombras del Corpus gracias a una tía y a su abuela. Le cogió el gustillo enseguida. Y el día que don Manuel le preguntó si podía echar una mano porque había poco relevo generacional decidió dar un paso al frente. «Xa me metín a traballar coas demais e pouco a pouco fun facendo tamén os debuxos», explica. Hace cuatro años que es la diseñadora de todos los dibujos florales. ¿De dónde saca la inspiración? Se ríe e indica: «Tiñas que preguntarlle aos meus amigos, que din que estou tola porque eu en calquera sitio podo atopar un debuxo, igual no chan, igual nun monumento... alá onde vexo algo sácolle unha foto para logo intentar facelo», explica. La cara se le ilumina al hablar de hacer bocetos, de pintar sobre las calles con tiza para luego, si ve que quedan bien, repasarlos con pintura y finalmente cubrirlos con flores. «De verdade que busco inspiración en todas partes, ata o outro día miña nai tiña unha pañoleta na casa, mireina, estireina e dixen... ten un debuxo para facer como alfombra precioso», añade.

Desde febrero a junio

Merchiña reconoce que lo de las alfombras, hoy por hoy, es cosa de gente mayor. «

Moitos mozos non hai, non. Aínda que a noite de facelas si logramos que veñan axudar»