El Culler de Pau, en el Olimpo europeo

El restaurante de O Grove es el primero de Galicia que ingresa en la lista OAD de los 200 mejores del continente


o grove / la voz

Entre los mejores doscientos restaurantes de Europa figuran más de una treintena de establecimientos españoles de nombres tan conocidos como Etxebarri, Arzumendi o Quique Dacosta, según el ránking que todos los años elabora el blog Opinionated About Dining (OAD), del gastrónomo neoyokino Steve Plotnicki. Y entre ellos, por primera vez en la historia, hay también hueco para un gallego. El chef Javi Olleros, y su Culler de Pau, han logrado colarse en esta prestigiosa clasificación. «Que o nome do Grove e que un restaurante galego se sitúen aí sen ter feito nada para buscalo é moi chulo», aseguraba ayer, al tiempo que reconocía estar sintiendo «emoción, orgullo e alegría a partes iguais».

Hace diez años que Olleros puso en marcha su Culler de Pau en un espacio privilegiado de O Grove, con vistas directas sobre la ría arousana. Un proyecto en el que, día a día, vuelca toda su pasión y su esfuerzo. Desde entonces, ha logrado importantes reconocimientos, como una Estrella Michelin que atesora desde hace años o dos soles Repsol. Aunque el chef siempre considera que todos estos reconocimientos hay que relativizarlos, ayer no podía ocultar su alegría, sobre todo, «por ver aí o nome do Grove. Iso é un orgullo», aseguró. No es para menos. Esta lista se elabora en base a las opiniones y experiencias de las personas que colaboran con este blog y que, en esta edición, han situado al restaurante meco a la altura de los mejores de España. Porque en esa clasificación, en la que solo hay otros 36 establecimientos del país, el de Javi Olleros se sitúa en el puesto 158, en el 33 si nos fijamos solo en los cocineros españoles. Nombres como Víctor Arguinzoníz, Eneko Atxa, Joan Roca o Carme Ruscadella se codean con el chef gallego, siendo este el único representante de la comunidad.

«É un empurrón e unha nova oportunidade para situar O Grove no mundo, e o traballo de tantas e tantas persoas que cada día fan posible que Culler de Pau sexa un soño feito realidade», explicaba ayer el chef grovense. Fiel a su filosofía de que todo lo que pasa en el Culler es responsabilidad de su equipo, Olleros no quiso olvidarse de compartir el galardón con sus compañeros, de los que destacó la pasión con la que día a día asumen su trabajo, y entre los que fluye «a unión, o cariño, a implicación, o equilibrio, as ganas de divertirse e contaxiar esa alegría ao comensal», aseguró. Se acordó también de los productores y artesanos que proveen su restaurante, «persoas que transmiten a sabedoría e a esencia deste territorio». Porque resulta imposible entender la cocina de este chef sin hablar del territorio, de lo que lo rodea, de su aldea grovense de Reboredo, «un espazo esencial no noso discurso culinario, un lugar privilexiado do que a nosa cociña quere ser prolongación e reflexo, un micro mundo que queremos potenciar co noso traballo», concluyó.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
11 votos
Comentarios

El Culler de Pau, en el Olimpo europeo