Macrooperación internacional para atajar el tráfico de marisco ilegal desde Portugal

R. Estévez / J. Romero / M. Gago REDACCIÓN / LA VOZ

AROUSA

MARTINA MISER

Depuradoras de Arousa y Pontevedra fueron registradas en busca de documentación falsa

14 mar 2018 . Actualizado a las 15:25 h.

El estuario del Tajo, en Lisboa, es zona franca de trabajo para miles de mariscadores furtivos. Ellos son el primer eslabón de una cadena que mueve cantidades ingentes de almeja japónica ilegal, un producto que, a través de un circuito en negro, se lanza al mercado desde distintos puntos de Portugal y de España. En este contexto se enmarca la operación internacional que ayer se desplegó por varias localidades gallegas, la mayoría en la ría de Arousa. La Policía Marítima lusa, la Unidad Central de Delincuencia Especializada y Violenta (UDEV) de la Policía Nacional, la Policía Autonómica y el Servizo de Gardacostas sumaron esfuerzos para registrar numerosas empresas y depuradoras de mariscos. En esta ocasión no buscaban partidas ilegales, sino papeles. En concreto, documentación que permitiese apuntalar y dar cuerpo a las investigaciones que desde hace dos años está realizando la policía portuguesa.

El potente operativo se lanzó a primera hora de la mañana, cuando las fuerzas combinadas hispano-lusas desembarcaron en varios municipios de la comarca de O Salnés. Al amparo del juzgado número 4 de Cambados, que había autorizado entradas y registros en hasta ocho establecimientos de la zona, los agentes, acompañados por funcionarios de las cuatro salas cambadesas, inspeccionaron con sumo cuidado cuatro depuradoras en O Grove, al menos tres en Cambados y una en Poio. Arousa fue la zona cero de un operativo que no solo se extendió por otros rincones de la costa pontevedresa -también hubo despliegue en naves de la ría de Pontevedra-, sino que también habría de llegar a varios lugares de Portugal y a otros puntos de España, como San Sebastián, Santander, Sevilla y Huelva.

Así lo explicó el jefe del operativo portugués, Manuel Serrano Faustino, que durante toda la mañana supervisó los registros en empresas depuradoras de O Grove. En el interior de las naves, el diálogo se repitió una y otra vez. «Pedíronnos documentación das compras de ameixa xapónica portuguesa dos anos 2016, 2017 e do que vai do 2018», explicaba uno de los empresarios que recibió la visita de los agentes. «O único que lles interesaban eran os papeis da ameixa», señalaba el propietario de otro de los negocios.