Un noble gol en propia puerta entre testosterona juvenil

Valentín Estévez, Tilín, ordenó a sus jugadores marcarse un tanto en su propia portería para compensar el gol con el que acababan de completar su remontada

.

vilagarcía / la voz

«O xesto foi encomiable. O detalle deportivo máis nobre». Cinco años lleva Rafael Arias dedicado a entrenar y dirigir equipos de fútbol base, y «nunca vira un xesto deste nivel». No «nunha Liga Xuvenil, na que a esixencia é moi alta». Por tratarse de la última categoría de formación. Y por la necesidad de gestionar «egos moi elevados» entre chavales de 16 a 18 años. El técnico del San Martín de la Segunda Autonómica Juvenil se encontró en la mañana del pasado domingo con una muestra de cortesía y deportividad ofrecida por su homólogo en el conjunto anfitrión en el tramo final de su visita al Armenteira C.F. que dejó a todo el campo de A Bouza sorprendido. Valentín Estévez, Tilín, ordenaba a sus jugadores marcarse un tanto en su propia portería para compensar el gol con el que acababan de completar su remontada. Y todo, por considerar injusto un 3-2 transformado con dos jugadores visitantes tendidos en el campo a raíz de un choque fortuito entre ambos, y a pesar de tratarse ya de una segunda jugada.

 Tilín explicaba ayer que cuando vio a los dos futbolistas rivales caídos «pedínlles aos meus rapaces que tirasen o balón fóra. Non me escoitaron», y en la continuación, en un tres para dos, y ya tras un rechace, el Armenteira se adelantaba en un choque con 1-2 al descanso y a punto ya de finalizar.

Al parar el árbitro el juego para que atendiesen a los lesionados, el preparador del Armenteira empezó a darle a la cabeza: «Levo 12 anos de adestrador, e nunca se me dera algo así. Nun primeiro momento, non sabía que facer, polo sufrimento dos meus rapaces para remontar o partido. Pero parecíame inxusto. Tardei 1-2 minutos en decidir que facer, e chamei o meu capitán e a un dos dianteiros que participaran no noso gol. Díxenlles que había que marcar un gol a prol do San Martín, que a acción fora inxusta. Para min era inxusta», recordaba ayer. «Ao principio non o entendían, pero despois non puxeron pega. O San Martín sacou de centro, e como algún dos meus xogadores non se enteraran do que queriamos facer, despexaron varias veces ata que nun saque de banda ao noso favor en zona de ataque o noso dianteiro mandoulle o balón en longo ao noso porteiro, que meteu a pelota na nosa portería». Era el 3-3 final.

La sorpresa fue general. Tras el desconcierto inicial, «os xogadores, os técnicos, os directivos e mesmo os pais do San Martín déronnos as grazas», cuenta Tilín. Claro que no todo el mundo compartió su criterio. «Desde a grada houbo quen pensaba que estaba ben feito, e quen non», señala. Pero lo más complicado fue el trabajo en el vestuario. «Había rapaces que non estaban de acordo, outros que si, e outros celebraron o empate igualmente -el San Martín es segundo peleando por uno de los dos puestos de ascenso, el Armenteira décimo-. A maioría chegou a entendelo, e algún entenderáo a longo prazo».

Arias, el entrenador beneficiado, afirma que «o gol deles foi nunha xogada posterior ao golpe», aún con sus chavales en el suelo; «de non ter feito o que fixeron, ninguén tería reprochado o resultado no San Martín, fora un partido moi igualado». Tras el autogol Tilín y sus chavales se ganaron no ya el respeto, sino la admiración de plantilla y padres vilaxoaneses. «É un xesto a imitar. Un exemplo a seguir na profesión», resalta el técnico del San Martín.

Votación
14 votos
Comentarios

Un noble gol en propia puerta entre testosterona juvenil