Paco & Lola afianza su apuesta por los tintos y los rías baixas «vintage»

Bea Costa
bea costa MEAÑO / LA VOZ

AROUSA

Martina Miser

La bodega cierra «un buen año» con la salida al mercado de dos nuevos vinos, coincidiendo con las fechas navideñas

13 dic 2017 . Actualizado a las 05:00 h.

Paco & Lola presentó anoche sus nuevos vinos: Paco Mencía y Paco & Lola Vintage 2012, lo que representa un nuevo salto en la diversificación de su producción y marcas. En el primer caso se trata de su segundo tinto, correspondiente a la denominación de origen Valdeorras. Producido en tierras de Petín, se presenta al público como un vino afrutado y con toques florales, en el que se mezclan sabores y colores de los frutos rojos, mermeladas, frutas del bosque «con un agradable paso en boca, elegante y fresco y con un final balsámico y mineral». Así lo definió el enólogo Cayetano Otero, que ayer condujo una cata dirigida a empresarios del sector de la hostelería, distribuidores y blogueros del mundo gastronómico.

Antes de pasar al tinto, los asistentes tuvieron ocasión de probar el nuevo blanco de la casa. Bajo el sello «vintage» se ofrece un vino de cinco años, el más longevo de la bodega, que recoge la herencia del vintage del 2010. «Un vino especial, de alta gama, un vino de guarda cien por cien albariño con crianza sobre lías de acero inoxidable». Otero desgranó una gran cantidad de matices de un rías baixas que tan pronto evoca el bosque gallego como el mar de la ría. «Sabe más a mar de lo que huele», indicó.

Los rías baixas siguen siendo el buque insigne de Paco & Lola pero eso no le impide explorar nuevos productos, caso ahora del mencía, antes de un tinto de Navarra o de un cava brut con variedades del Penedés.