La Diputación quiere terminar con el lenguaje sexista

El organismo provincial edita una Guía de Comunicación Inclusiva que será obligatoria para funcionarios y las empresas contratadas

.

pontevedra / la voz

La Diputación de Pontevedra ha decidido plantar cara al lenguaje sexista. Y lo ha hecho en un doble frente. Por un lado, editando una Guía de Comunicación Inclusiva que se distribuirá entre los funcionarios de esta Administración y, por otro, mediante la aprobación en el próximo pleno de un reglamento que combata el androcentrismo en el lenguaje.

En la presentación de estas iniciativas, Carmela Silva asumía ayer, no sin cierto pesar, que esta propuesta «terá moita menos relevancia que cando faga a rolda de prensa para presentar o orzamento que imos a aprobar para o 2018». Y, sin embargo, la presidenta de la Diputación se mostró «plenamente convencida que isto cambia moito máis as sociedades que calquera outra cousa, porque estamos a falar do 52 % da poboación, das mulleres. Trátase de cambiar as mentalidades, trátase de cambiar o sistema masculinizado, patriarcado e machista no que vivimos. E non o podemos cambiar senón se cambia a linguaxe. Se non nomeamos ás mulleres en feminino, non existen. Isto vai cambiar en moita xente a súa forma de pensar, a súa forma de escribir, a súa forma de dicir».

La Guía de Comunicación Inclusiva, por su parte, está estructurada en cuatro apartados, siendo el primero el dedicado a reseñar el marco teórico en el que se analizan conceptos como género, sexismo o androcentrismo. El segundo establece el marco normativo que sustenta esta iniciativa, pero también reseña una serie de recomendaciones a novel de lengua escrita y oral, pero también iconográfica, mientras que el tercero es un glosario de términos de uso habitual con su contrapartida inclusiva. Ya por último, la guía incluye la bibliografía empleada para su elaboración.

Erradicar la discriminación

En cuanto al reglamento que se aprobará en pleno, Carmela Silva remarcó que «será de obrigado cumprimento» para todos los órganos, servicios y departamentos, así como para todo el personal de la institución, «tanto nas actuacións internas como externas». El objetivo que se busca con su implantación es «a eliminación da linguaxe sexista e discriminatoria da comunicación oficial da Deputación».

Esta iniciativa no solo se circunscribirá a las paredes del Pazo Provincial, sino que busca trascenderlas. Así, la norma se aplicará, además, a los estudios, proyectos, programas e trabajos que se encarguen a terceras personas o empresas, de tal modo que deberán asumir «as recomendacións sobre o uso inclusivo da linguaxe escrita e iconográfica contidas neste regulamento», precisó Silva, quien dejó claro que esta circunstancia estará «explicitamente recollida nas convocatorias ou solicitudes».

La presidenta ahondó en esta cuestión al remarcar que los contratos, a partir del momento en el que el reglamento entre en vigor, contendrán una cláusula en la que se exigirá un compromiso expreso en el cumplimiento de su articulado. En este punto, dejó claro que esta normativa no será aplicable a los contratos ya suscritos o vigentes, toda vez que no cabe hablar de retroactividad.

Carmela Silva, en este ámbito, tendió la mano a una colaboración con los concellos que tengan interés en aplicar esta norma.

Votación
2 votos
Comentarios

La Diputación quiere terminar con el lenguaje sexista