Revenidas o la música en directo como fórmula para combatir el calor

El festival tuvo un fin de fiesta como se merecía: animado y muy concurrido

.

Mientras en Carril se imponían capas y se servían las primeras raciones de almeja, en Vilaxoán volvía a sonar la música. As Revenidas celebraba su tercera y última jornada con una apuesta más relajada, por lo menos por la mañana. De Vacas, el cuarteto musical que hace versiones de grandes temas, se ocupó de poner la música. Y los asistentes, de buscar un sitio a la sombra en el que refugiarse del calor, que empezaba ya a apretar.

La capital arousana consiguió resolver con éxito la elevada confluencia de actos que se registró durante la jornada de ayer. Si la gastronomía era la reina en Carril, en el otro extremo de la ciudad la música triunfaba en As Revenidas. De Vacas fueron las primeras en subirse al escenario durante la mañana. Y aunque el calor apretaba y quizás apetecía más un chapuzón en la playa, lo cierto es que fueron muchos los que optaron por el concierto.

Las actuaciones musicales ya no regresaron hasta las seis de la tarde, cuando el calor seguía apretando con intensidad. La afluencia fue escasa en un primer momento pero, poco a poco, los festivaleros fueron regresando al recinto y parándose a escuchar las propuestas de Voodoo, Auxili, Zapa, Saha Hebe, Bohemian Betiars y Txarango, el cartel previsto para la despedida. A medida que el calor remitía, la afluencia se iba incrementando y el festival más famoso de la capital arousana tuvo un fin de fiesta como se merecía: animado y muy concurrido.

Votación
0 votos
Comentarios

Revenidas o la música en directo como fórmula para combatir el calor