Cinco de los trece acusados en el juicio de O Mulo niegan su relación con el alijo de cocaína

Rafael Bugallo vuelve a pedir la palabra para incidir en la implicación de sus dos supuestos lugartenientes


pontevedra / la voz

Es la crónica de una enorme chapuza, a la luz de los testimonios que se dieron ayer en la Audiencia de Pontevedra. Porque si algo podía ir mal, iba a ir mal en la descarga de 3,6 toneladas de cocaína que acabaron fondeadas en la ría de Vigo, la planeadora del operativo incendiada en la playa de A Lanzada y los implicados, en el banquillo ahora, casi diez años después. Los testimonios en el juicio que se sigue contra Rafael Bugallo Piñeiro, O Mulo, y otros trece implicados en aquella operación fueron dispares. Según se desveló ayer, el Ratonero, el pesquero que debía servir como gasolinera flotante para abastecer a la planeadora, dada la larga travesía que iba a hacer para buscar las 3,6 toneladas en alta mar y luego llevarlas de vuelta a Galicia, tuvo problemas desde el minuto uno. Las escuchas policiales leídas durante el interrogatorio del fiscal evidencian descoordinación para pertrechar el barco, también para salir después al mar e incluso problemas en tierra antes de salir.

El dueño de la embarcación, Jose Luis Devesa, no ocultó que su misión era la de surtir de gasolina a una planeadora en alta mar y disimuló poco ante el fiscal acerca de su conocimiento de lo que esa lancha rápida iba a transportar. «Pipas no eran», dijo. Quiso, no obstante, exculpar a su tripulación.

El fiscal sostiene que en preparar la planeadora que se surtiría de gasolina del Ratonero intervinieron José Antonio Búa Padín y Luis Miguel Fajardo Vázquez, hombres de confianza de Bugallo, una especie de lugartenientes. Sin embargo, el primero aseguró ayer durante el juicio no tener los conocimientos técnicos necesarios para preparar la lanzadera y rebajó su implicación en esta labor en poco menos que recadero para buscar material. Un peón.

Carta manuscrita acusadora

Y así fueron discurriendo testimonios en el juicio de personajes con mayor o menor implicación. Cinco de los trece acusados juzgados en la Audiencia de Pontevedra por su presunta relación con una descarga negaron haber participado en esta operación de narcotráfico. Se trata de Gustavo Adolfo Agudelo, Víctor Manuel Rodríguez, Fredi Wily Curmilluni, Manuel Nogueira y Fernando Bugallo Varela, quienes dijeron no estar vinculados con esta operación, a pesar de que el nombre de algunos de ellos figura en carta manuscrita en la que O Mulo implica a varios de los acusados en esta descarga.

Al final de todos los testimonios, O Mulo volvió a pedir la palabra desde el banquillo donde seguía las declaraciones, al igual que el resto de acusados. Lo hizo, como en la sesión del miércoles, poco antes de rematar la vista y sin que estuviese previsto. Esta vez para incidir en la implicación de Búa y Fajardo en la trama. El malestar se notó entre algunos allegados de estos que estaban siguiendo la sesión como público.

Hoy continúa el juicio por el alijo de cocaína que transportó la lancha planeadora que apareció quemada en A Lanzada en agosto de 2008. Lo hará con declaraciones de funcionarios que participaron en la investigación que ha dado como resultado este juicio, en el que la Fiscalía pide penas de entre 17 y 15 años de cárcel, que en total suman los 214 años, y fija la responsabilidad civil en 22,9 millones de euros.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

Cinco de los trece acusados en el juicio de O Mulo niegan su relación con el alijo de cocaína