Los contribuyentes que apoyan a la Iglesia descienden por cuarto año

Alertan de un nuevo fraude con SMS que suplantan al Ministerio de Hacienda


Pontevedra / La voz

Menos contribuyentes, pero más dinero. Esta es la paradoja que se extrae de los últimos datos publicados por el Ministerio de Hacienda relativos a las personas que en la provincia marcaron la casilla de ayuda a la Iglesia Católica en sus respectivas declaraciones de la renta.

Tras precisar que los datos correspondientes al 2015 aún no están disponibles, la Agencia Tributaria constató que 104.485 pontevedreses dieron su apoyo voluntario a la Iglesia. Esta cifra supone que en el 43,1 % de las 242.068 declaraciones del IRPF del 2014 tenían marcado la casilla correspondiente.

Un año antes, el número de contribuyentes que optó por esta posibilidad ascendió a 105.390 personas, mientras que en el IRPF del 2012 fueron 105.852 y en el del 2013, un total de 106.960 pontevedreses firmaron para destinar el 0,7 % del impuesto sobre la renta de las personas físicas a la Conferencia Episcopal, que es la que gestiona estas aportaciones voluntarias.

Lo cierto es que esta caída paulatina del número de pontevedreses partidarios de esta posibilidad no ha reducido la cantidad que percibió la Iglesia Católica con relación al ejercicio del 2014. De hecho, las aportaciones económicas, cuantificadas por Hacienda en 2.987.347 euros, fueron superiores a las que se derivaron de los dos ejercicios anteriores, pero, eso sí, inferiores al montante de algo más de tres millones que se correspondió con el IRPF del 2011.

En cuanto a los fines a los que se destinan estas cantidades, y según recoge la memoria anual de actividades de la Iglesia Católica en España del 2014, el 81 % de los recursos económicos de la asignación tributaria «se envían directamente a las diócesis para la realización de sus actividades pastorales y asistenciales».

En cuanto al 19 % restante, sirve para abonar la Seguridad Social del clero y los obispos, y la rehabilitación de obras de rehabilitación y construcción de nuevos tempos en las diócesis, pero también se distribuye entre Cáritas o se emplea en actividades pastorales.

La próxima campaña de la renta, que empezará el 5 de abril y se extenderá hasta el 30 junio, deberá confirmar si la tendencia que se ha venido apreciando en los últimos años se consolida o no. Lo cierto es que la proximidad de estas fechas ha propiciado la proliferación de SMS que simulan haber sido difundidos por el Ministerio de Hacienda «con la excusa de una supuesta devolución de impuestos».

La Oficina de Seguridad del Internauta precisó que «se trata de un fraude de tipo phishing que tiene como objetivo engañar a los usuarios haciéndoles creer que Hacienda les va a devolver una cantidad de dinero para que faciliten datos personales y bancarios a los ciberdelincuentes».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Los contribuyentes que apoyan a la Iglesia descienden por cuarto año