O Grove ensordece ante los cánticos de «Miguel ganador»

El parque de Confín se abarrotó ayer en apoyo al finalista de Gran Hermano, mientras otros lamentaban la concentración


o grove / la voz

La campaña de difusión a través de las redes sociales funcionó a la perfección. Sin WhatsApp y Facebook probablemente hubiera sido imposible. A pesar de que el anuncio de una concentración para apoyar a Miguel Vilas como ganador de Gran Hermano sonó alto y claro a través del vehículo con megáfonos contratado por sus allegados, el volumen de gente que se dejó ver ayer en el parque Confín, de O Grove, no hubiera sido posible sin dar rienda suelta a la cadena a través de Internet. Muchos de los asistentes manifiestan que se enteraron a través de las redes sociales y cuentan que no dudaron en acercarse para mostrar su agrado por el que consideran «el mejor chico y el más educado de la edición». Coinciden en esta afirmación personas de todas las edades, porque si algo hubo ayer en Confín fue un amplio abanico de gente.

En medio de todo el bullicio que se generó en el parque meco, un grupo de jóvenes de quince años afirma que «debe ser el ganador porque es el menos falso y tiene la habilidad de sacar mucha información al resto de sus compañeros». Hablan de los cotilleos, de los chismes que se generan en el concurso de telerrealidad y que lo convierten en un duro competidor en el «prime time». A su lado, un grupo de señoras que conoce a Miguel desde niño se deshacen en halagos al finalista. «Es muy buen chico. No se mete en follones, no es como Meritxell (otra de las finalistas junto a Bea y Rodrigo). Merece ganar», coinciden Lola Fortes, Carmen Domínguez y Carmen de Bea.

Aunque de merecer a resultar victorioso no siempre hay un pequeño paso, los vecinos del concursante meco ven posibilidades de que se lleve el maletín. «El mayor problema -dicen algunos- es que parece no despertar demasiadas simpatías al presentador». Sea como fuere, para su madre, Loli Patiño, ya es el campeón. «Ya es el ganador de su propia vida. El programa le sirvió para liberarse de sus complejos», afirma en referencia al peluquín con el que acudió a la casa de GH y que, una vez allí, decidió quemar. Literalmente. A raíz de los rumores sobre que su alopecia es inventada, su madre quiere matizar que «no es calvo, tiene entradas, y se ponía el peluquín por su trabajo de modelo». Se muestra feliz de la elevada participación, algo más de 250 personas en Confín.

Incomprensión ante la cita

Mientras unos lucían carteles de «Miguel ganador» y «O Grove con Miguel», afirmando que su estancia en la casa también da a conocer la villa, otros escribían ríos de tinta contra la concentración en las mismas redes en la que se dio a conocer. En estos comentarios, distintos usuarios de Facebook muestran su indignación con que se salga a la calle para apoyar a concursantes de programas de telerrealidad en lugar de invertir ese tiempo en reclamar mejoras institucionales. Hablan a nivel autonómico y estatal pero los hay también que ponen el foco en O Grove. En las pesca o el panorama laboral, por ejemplo. Para ser gráfica, una de estas usuarias se remite a dos días atrás. A la protesta convocada contra los dos últimos despidos del Gran Hotel La Toja tras haberse prescindido ya de la mitad de la plantilla, según datos de Comisiones Obreras, en el último año. «No fueron ni la mitad», recuerda esta internauta. Con cinco palabras, se abrió el debate.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
7 votos
Comentarios

O Grove ensordece ante los cánticos de «Miguel ganador»