Denuncia que fue vetada para presidir su comunidad de montes por ser mujer

Le permitían ir en cualquier otro puesto de la lista, pero no en el número uno

Eva Varela fue vicepresidenta de la comunidad de montes de Armenteira durante años.
Eva Varela fue vicepresidenta de la comunidad de montes de Armenteira durante años.

meis / la voz

Eva Varela era la vicepresidenta de la comunidad de montes de Armenteira cuando su presidente falleció. La lógica decía que ella debería asumir la presidencia, por lo menos, hasta que se celebraran elecciones. Además, se veía capacitada para asumir el cargo y para encabezar una nueva candidatura cuando se organizasen los comicios. Esta fue la decisión que la directiva de la que ella formaba parte tomó tras una primera reunión. Días después la convocaron a un segundo encuentro en el que le dijeron que no podía ser presidenta. El motivo que alegaron era «por ser muller», relata. Ahora que las elecciones han pasado, y sus ex compañeros de lista han perdido, ha querido dar el paso y denunciar todo lo que tuvo que sufrir. Y es que nadie, ni siquiera las instituciones, la ayudaron.

«Non me sentín defendida. Fun xunto unha axente de igualdade e falei con outras comunidades de montes», cuenta. Pero nadie tuvo en cuenta sus quejas. Hasta que falleció el presidente, Eva nunca había tenido problemas en la comunidad. Pero cuando quiso presentarse a presidenta, las cosas cambiaron. «Dixeron que era muller, que non coñecía o monte e que había xente que non me quería», explica. Ante estos argumentos, Eva rechazó compartir lista con sus entonces compañeros de directiva. «Deixábanme ir na lista, pero non coma presidenta», relata. Tiene muy claro que el motivo era «que son muller e tamén que non me dobregan coma eles queren», sostiene.

Decidió entonces apartarse de la directiva. No se iba a presentar con sus ex compañeros, ni con ninguna otra lista. «Eu quería encabezar un equipo e se este non me quería non empezaba ben», argumenta. Pero sí que quiso conservar su cargo de presidenta. «Díxenlles que ata que non houbera novo presidente eu ía seguir aquí», sostiene. Porque tampoco querían dejarla ejercer el cargo en funciones. Y, al final, «anuláronme por completo», sostiene. También fueron puerta por puerta diciéndole a sus vecinos que no iba en la lista porque había gente que no la quería. «Fixeron unha cacería de bruxas comigo», se queja y se pregunta «¿quen defende ás mulleres?».

Eva ha querido esperar a que se celebrasen las elecciones para hacer pública su denuncia, pues no quería interferir. «Non me interesa dividir á parroquia», explica. Y tras los comicios ha comprobado que no lo está. 99 de los 108 comuneros de Armenteira fueron a votar. Y 61 lo hicieron por la candidatura alternativa, no por sus ex compañeros. El proceso fue tenso, demasiado. Y Eva se alegra de que los que no la quisieron no vayan a seguir al frente de su comunidad.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
5 votos
Tags
Comentarios

Denuncia que fue vetada para presidir su comunidad de montes por ser mujer