El Luatlón cumple su reto y llega a Barcelona en once etapas

Alberto Figueiro alternó bicicleta y carrera hasta cumplir su objetivo solidario

Figueiro posa con la Sagrada Familia al llegar a Barcelona.
Figueiro posa con la Sagrada Familia al llegar a Barcelona.

o grove / la voz

Once días. Eso fue lo que tardó Alberto Figueiro, el grovense promotor del Luatlón, en llegar a Barcelona. Lo hizo alternando bicicleta y carrera en una iniciativa que solo busca recaudar fondos para la asociación española contra el Cáncer. El camino no fue fácil, pues en muchas de las etapas se encontró con viento, niebla y frío. Pero también recibió el respaldo de todas las agrupaciones de lucha contra el cáncer, que lo fueron a recibir al final de cada etapa, y de algunos clubes deportivos, como el Real Zaragoza y el Español.

Más de mil doscientos kilómetros en bicicleta y corriendo. Eso es lo que ha recorrido Alberto Figueiro en los últimos once días. Su Luatlón, que fue narrando día a día a través de las redes sociales, concluyó alrededor de las tres de la tarde de ayer, cuando llegó a la Sagrada Familia de Barcelona. Allí estaba la meta de esta carrera que realiza, desde hace tres años, en honor a su hermano, fallecido de leucemia. Recaudar fondos para luchar contra esta enfermedad es el objetivo de esta iniciativa. Los interesados todavía están a tiempo de hacer donaciones a través de la web del Luatlón.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

El Luatlón cumple su reto y llega a Barcelona en once etapas