Una segunda manifestación a la espera de que se retomen las negociaciones


A lo largo de las siete semanas que la huelga indefinida de Lantero cumplirá el lunes se han escenificado enormes brechas entre la plantilla movilizada y la dirección. La contratación de vigilantes armados y la presencia de perros de razas agresivas en la planta, la denuncia del paro por considerarlo ilegal y el despido del presidente del comité de empresa, Jesús López, en pleno conflicto, son algunas de las medidas que ha adoptado la empresa. El recurso a la huelga, el traslado de las protestas a las factorías de clientes como Nestlé o Feiraco, la denuncia por vulneración del derecho a la huelga -que ha conducido a Inspección de Trabajo a levantar una acta de infracción a la cartonera- o la manifestación que recorrió las calles de Vilagarcía fueron la respuesta planteada por los trabajadores.

El lunes, precisamente, los huelguistas anunciarán la convocatoria de una segunda manifestación. Claro que ese mismo día, a las cuatro de la tarde, ambas partes volverán a sentarse a la misma mesa bajo la mediación del Consello Galego de Relacións Laborais. Habida cuenta de la aproximación escenificada la semana pasada, es posible, por tanto, que sí se produzca entonces un acuerdo. De ser este el caso pero no llegar a desconvocarse, la movilización adquiriría un carácter muy diferente, con la plantilla volviendo al trabajo y en condiciones de cobrar la nómina de diciembre y la paga extraordinaria de Navidad.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos

Una segunda manifestación a la espera de que se retomen las negociaciones