A menudo lo que se tiene más a mano es lo que más pasa desapercibido. Son muchos los vecinos de Vilagarcía que, por ejemplo, desconocen que esos petroglifos de Os Ballotes que languidecen en Bamio entre ovejas y perros somnolientos o las inscripciones rupestres que rodean la cumbre del Xiabre, descuidadas hasta el punto de que han vuelto a ser devoradas por la maleza, están allí desde antes de que los antiguos egipcios levantasen las pirámides. A la espera de que quienes tienen mando en plaza exploten de forma inteligente el rico patrimonio de la capital arousana, bueno es que los pequeños vilagarcianos conozcan en persona las grandes culturas que la humanidad alumbró en el amanecer de la civilización. El martes que viene, el Mueso de Pontevedra echará el cierre a una interesantísima exposición sobre la exuberante sociedad que comenzó a desarrollarse hace seis milenios a orillas del río Nilo. Su programa de visitas guiadas, completamente gratuitas, ha permitido que los chavales de diferentes colegios arousanos hayan disfrutado de una experiencia única. La semana pasada fueron los niños de A Escardia. Hace un par de días el turno recayó en los alumnos del centro de Rubiáns, que han aprovechado de forma excelente la iniciativa.

El asunto es que los pequeños arqueólogos de Rubiáns tienen ante sí un programa de lo más instructivo para desarrollar a lo largo de este curso. Se llama Mulleres na Historia y consiste en la distribución de las imágenes de cincuenta mujeres relevantes en diferentes puntos del colegio. El reto para los chavales y sus familias se centra en identificar a cada una de ellas y trabajar sobre sus vidas y los motivos por los que se venera su memoria. Aprovechando que el Nilo pasa por Alejandría, la profe María Jesús Garrido propuso a la clase de cinco años la figura de Cleopatra. Los peques se pusieron manos a la obra hasta convertirse en verdaderos expertos en la mujer que pudo cambiar el curso de la Historia a medio camino entre Julio César y Marco Antonio. Caretas con su efigie, pirámides de cartulina, hasta una pequeña momia está surgiendo de las aulas de Rubiáns.

Finalmente, no solo los chavales de cinco años, sino todos los alumnos del centro, a excepción de los más pequeñitos, viajaron en autobús a Pontevedra para contemplar la muestra Da vida á morte no Antigo Exipto. Sarcófagos, máscaras mortuorias, tallas que representan a los principales dioses de un panteón que llegó a contar con cerca de setecientas divinidades. Un lujo para viajar en el tiempo al lado de casa. El guía, por cierto, no ocultó su sorpresa ante la magnífica preparación que demostró su joven público. Al fin y al cabo, el que sabe, sabe.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos

Los niños de Rubiáns se sumergen en el Antiguo Egipto