la voz

A la luz de un centenar de pequeñas velas se realizó ayer la primera protesta en contra de la tala de los árboles del parque de A Xunqueira. Era una vigilia-protesta, según rezaba en la convocatoria, pero derivó en una asamblea en la que muchos de los asistentes dieron su opinión y lanzaron ideas para que la campaña siga adelante. Lo hicieron en el lugar de las hechos -el lugar del crimen, para alguno de los asistentes- y ante una valla que deja ver cómo se van realizando los trabajos. El Concello afirma que la decisión sobre el desmoche o el perdón se tomará tras revisar las raíces. Si las obras se realizan de la misma forma, con la misma precisión quirúrgica, que en el primer tramo parece difícil que alguna raíz resista con vida hasta llegar al reconocimiento.

Fueron cerca de cien las personas que se acercaron a la concentración de ayer. Todos esperaron pacientemente a que concluyera el encendido de las candelas y aguardaron después, expectantes a ver cuál era el siguiente paso. Los niños que por allí pasaban se preguntaban a qué venía aquello. Los más espabilados explicaban a los colegas que era «por lo de la tala de los árboles». Algún adulto también preguntaba. Y cuando se enteraba, se quedaba.

Fue Juan Fajardo quien tomó la palabra para explicar el motivo de la reunión, que no era otro que «intentar parar esta barbaridade». El portavoz municipal de Esquerda Unida -la formación que convocó la protesta de ayer- fue breve porque, explicó, el motivo del encuentro era encontrar soluciones para «parar esta tropelía».

Y fue ahí cuando la vigilia derivó en asamblea. Con menos timidez de la que se podía esperar, los ciudadanos fueron interviniendo de manera ordenada. Algunos para ofrecer soluciones -ampliar los parterres y estrechar el sendero de pavimento central fue de las primeras que salieron-, otros para invitar a seguir con las movilizaciones -la fecha de este viernes es la más probable, y con una convocatoria sin siglas de por medio para ayudar a que más gente se una a ella sin remilgos electorales-. Algún otro habló para meter el dedo en la llaga tirando de la más fina retranca: «Meteuse Fole en Podemos», lanzó uno de los presentes.

Y hubo también, por fin, quién preguntó directamente a Fajardo por el proyecto de remodelación del parque. El portavoz municipal de Esquerda Unida le contestó que no sabía cuál es porque cuando fue a pedirlo al Concello no lo había. «Pregunteille os obreiros que están traballando aquí e dixéronme que van facendo cada día o que lle mandan», concluyó el esquerdista.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos

La vigilia que derivó en asamblea