La burra Emilia no estaba embarazada, solo ganó peso

La cría se esperaba para mediados de julio pero no llegó

.
la voz

Hace ya unas semanas que la burra Emilia, que vive junto a su compañero Pardo en el Monte Central de A Toxa, debería haber dado a luz. El bebé se esperaba para mediados o finales de julio. Pero en vista de que el animal no parecía tener ningún síntoma, el Concello de O Grove optó por llamar de nuevo al veterinario. Este confirmó que el animal no estaba embarazado. Solo había ganado algo de peso extra. Por eso ahora la pareja de burros vuelve a estar junta y se espera que, ya dice el refrán que a la tercera va la vencida, en breve puedan ser papás.

Lograr que el Monte Central de A Toxa tenga un nuevo inquilino le está resultado tarea complicada al Concello de O Grove. A pesar de que allí residen felizmente desde hace años Emilia y Pardo, la pareja está teniendo dificultades para concebir a un bebé. Lo consiguieron hace ahora algún tiempo, pero sufrieron un aborto. Hace unos meses, el veterinario les dijo que podría ser posible que la burra estuviera encinta.

Separación de la pareja

Con el fin de proteger al bebé y de hacer todo lo posible porque el embarazo llegase en esta ocasión a buen término, la concejalía de Medio Ambiente, que dirige Alfredo Bea, tomó medidas. Separó a la pareja, para que el ímpetu del macho no dañase a su compañera ni al bebé, mediante un pastor eléctrico. Y poco a poco se fue viendo como Emilia ganaba peso y se le iba notando una tripa que daba a entender que todo marchaba perfectamente.

En O Grove esperaban que el nuevo inquilino llegase a mediados del mes presente. Pero nada parecía indicar que Emilia se fuese a poner de parto. Es por eso que decidieron llamar de nuevo al veterinario. Este confirmó las malas noticias. Emilia no estaba embarazada. Nunca lo había estado. El animal ganó algo de peso en los últimos meses y de ahí que se pensase que era debido al futuro bebé.

Ante esta situación, el Concello ha vuelto a reunir a los dos animales. Hay que seguir intentándolo porque quieren que el próximo burro fariñeiro que pueble el Monte Central nazca en la isla. Por eso ha reunido de nuevo a la pareja. Y espera que en breve el animal pueda quedar embarazado. Así se lo ha confirmado el veterinario y, además, ya dice el refrán que a la tercera, va la vencida.

Votación
13 votos

La burra Emilia no estaba embarazada, solo ganó peso