El Concello definirá la zona de libre paseo de la playa de acuerdo con los propietarios de mascotas

Serxio González Souto
Serxio González VILAGARCÍA / LA VOZ

AROUSA

MONICA IRAGO

25 abr 2014 . Actualizado a las 06:53 h.

El Concello de Vilagarcía aclaró ayer que, pese a los temores manifestados por el colectivo de propietarios de mascotas, acerca de las dimensiones de la futura área de esparcimiento canino de A Concha-Compostela, la zona todavía debe definirse. No hay, por lo tanto, nada decidido acerca de si medirá 1.500 metros cuadrados o, en cambio, su superficie será mayor, tal y como esperan los dueños de los animales domésticos que han impulsado la creación de esta figura.

Es más, tanto la extensión del espacio en el que las mascotas podrán pasear sin necesidad de que sus amos las sujeten por una correa como su acotación exacta serán concretadas en una reunión entre los responsables municipales y los miembros del propio colectivo ciudadano. Así lo aseguran fuentes municipales que, en aras de conseguir un mejor y más claro resultado, propondrán que dicho encuentro se celebre en el lugar escogido para la reserva: el entorno de la desembocadura del río de A Tripeira, entre el pinar de A Concha y la línea de mar.

Por lo que respecta al segundo espacio de libre paseo con que contará la capital arousana, el del parque botánico Valdés Bermejo, conocido popularmente como O Castriño, Ravella quiere despejar cualquier confusión sobre su ubicación concreta. No se trata del prado al que se accede directamente a través de la avenida Valle-Inclán, sino de la pradera intermedia que se extiende entre O Castriño y O Montiño, y configura una especie de terraza sobre la finca de Maderas Redondo. Se trata, argumenta el gobierno local, de una zona menos frecuentada por los niños y, por lo tanto, menos problemática a la hora de que los animales puedan correr sueltos.