La sonrisa vilagarciana que ilumina las Galerías Velvet

Cristy Leiro comienza a hacerse un hueco en las pasarelas y los platós de la capital de España


Hace dos años que Cristy Leiro decidió coger las maletas para irse a Madrid e intentar hacer realidad su sueño: convertirse en modelo y actriz. Un sueño que, poco a poco, parece que va camino de hacerse realidad. Pero comencemos por el principio

Cristina fue muy precoz. A los 14 años ya hizo sus pinitos como modelo ocasional -«de pequeña era muy presumida», confiesa- aunque el gusanillo realmente le picó cuando se presentó al concurso de Miss Pontevedra. Fue entonces, a los 19 años, cuando tuvo muy claro por dónde quería que fuera a transcurrir su vida. Preparó su equipaje y se fue a la capital de España, a casa de una amiga, para empezar prácticamente de cero. Para empezar «a buscarme la vida», como explica ella misma. Todo un peregrinaje de agencias, castings y demás para intentar hacerse un hueco en un mundo en el que la competitividad forma parte principal del día a día. Fueron inicios complicados, con pasos lentos pero seguros, y ahora asegura la modelo que ya «no me falta trabajo».

Su última aparición en televisión combina las dos pasiones de Cristina puesto que es en Galerías Velvet, donde aparece como una de las modelos. También se la puede encontrar en los anuncios de la Lotería del Niño, de la Mutua Madrileña o de Mahou y compartió escena con Los Morancos en el especial de Nochevieja con el que TVE cerró el 2013. Por ser, es hasta una de las modelos de El armario de la tele.

La música, por supuesto. A Cristina también se la puede encontrar en varios videoclips musicales (Deniro, King Santana, The Mirage o Tercergrado).

El día a día de Cristina es un continuo ir y venir de castings. Cierto es que esta semana ha hecho un parón para lo que debía ser una visita sorpresa a su madre Elena, que finalmente se quedó en visita porque no hubo sorpresa. Aprovechó también para tomar algo con sus muchos amigos antes de regresar a la capital de España, adonde volverá esta semana para continuar con su rutina. Dice Cristina que Madrid comienza a agobiarla un poco y que uno de sus grandes sueños es irse a trabajar fuera de España. El espejo lo proporcionan los también modelos Marcus Chalmers, escocés de nacimiento pero santiagués de adopción, que ahora está trabajando en Vietnam para Elite, o el coruñés Jorge Saavedra.

La vilagarciana está ahora muy centrada en su faceta de actriz. Se ha matriculado en un curso que imparte Carlos Cabero, que es un actor y director de trayectoria más que notable. Unas enseñanzas que le permitirán también mejorar en su faceta como modelo. Y es muy tajante al respecto. «La interpretación no es nada fácil», afirma, intentando desmontar el tópico de que cualquiera vale para ponerse delante de una cámara.

Y hablando de tópicos recurrimos al del espejo y la modelo. Sí, Cristy está muy pendiente de lo que le devuelve el reflejo del cristal, pero no para deleitarse con sus virtudes sino para corregir sus defectos. «Soy muy autocrítica y me paso mucho tiempo ensayando frente al espejo para trabajar las expresiones. Busco diferentes registros», explica.

Con solo 22 años Cristina Leiro tiene tiempo para profundizar en su faceta de actriz, labor que parece gustarle más que la de modelo. Seguro que lo conseguirá. Como ella apunta «siempre me busqué la vida». Y, por lo que se puede ver, hasta ahora no le ha ido nada mal.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
30 votos

La sonrisa vilagarciana que ilumina las Galerías Velvet