Los arqueólogos ponen el ojo sobre la fragilidad de Areoso

Hace dos inviernos las mareas descubrieron un dólmen.
Hace dos inviernos las mareas descubrieron un dólmen.
m. blanco
Vilagarcía / La Voz

Bajo su extensión diminuta, el islote Areoso cobija importantes vestigios del pasado megalítico gallego, algunos de ellos quizás todavía por descubrir. Pero a nadie se le escapa que estos restos están enclavados en un territorio extremadamente frágil. Con el fin de determinar la erosión que padece una de las siete mámoas del conjunto megalítico del islote, el CSIC ha iniciado una intervención arqueológica sobre el terreno a través de personal del Incipit (Instituto de Ciencias del Patrimonio) y de la Universidad de Durham.

Con celeridad

Elías López-Romero y Patricia Mañana-Borrazás son los directores de este proyecto que se enmarca en una línea de investigación sobre la vulnerabilidad del patrimonio litoral gallego. El estado en el que se encuentra el conjunto de yacimientos localizado en Areoso ha llevado a los profesionales a proponer esta intervención con la mayor celeridad posible. Durante unos días, el equipo trabajará en el islote para documentar el estado actual de su línea de costa y, fundamentalmente, de una de las siete mámoas del conjunto. Su objetivo es analizar el ritmo de alteración de los sedimentos que cubren el yacimiento y de los restos arquitectónicos visibles para llegar a determinar la evolución de la erosión en el islote, un trabajo que se completará con otras visitas en los próximos meses.

Centolos de Ouro

Cerca de este enclave, pero ya en tierra firme, se celebrará en menos de un mes la entrega de los Centolos de Ouro que cada año se conceden con motivo de la Festa do Marisco de O Grove. El gobierno local ha fijado este año su atención en sus propios vecinos y entidades sociales por aquello de que la celebración cumple sus bodas de oro, de tal forma que serán tres grovenses y una asociación de voluntarios los que reciban el emblemático reconocimiento. El primero de ellos será Luis Cambados Padín, exportador de marisco y muy vinculado a la fiesta meca. Marcelina Prol Padín, la que fuera primera presidenta de la agrupación de mariscadoras de O Grove, verá recompensado con el Centolo de Ouro el trabajo que desplegó para poner en marcha esta entidad, un premio que le será impuesto igualmente al empresario Rafael Mourelos por su defensa y promoción del municipio a lo largo de su trayectoria profesional. El cuarto y último premio será para Protección Civil, agrupación que este año celebra su 25 cumpleaños y que siempre se ha significado por su colaboración tanto con la Festa do Marisco como con aquello para lo que fue reclamado.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos

Los arqueólogos ponen el ojo sobre la fragilidad de Areoso