Condenan por blanqueo a familiares del narco Lafuente

Alfredo López Penide
L. Penide PONTEVEDRA / LA VOZ

AROUSA

10 sep 2013 . Actualizado a las 06:58 h.

La Audiencia de Pontevedra ha ratificado que el entramado del narcotraficante ya fallecido José Lafuente Martínez utilizaba la estación de trenes de Pontevedra como punto de partida de los alijos de cocaína a Ibiza. Se establece que, en febrero del 2007, Lafuente fue arrestado tras haber orquestado el envío de algo más de un kilo de esta sustancia a través de una ruta que comprendió un desplazamiento a Madrid para, acto seguido, hacer lo propio a Valencia y Denia (Alicante), donde un ferri trasladó al correo hasta la isla.

Apenas unos meses más tarde, el de Ribadumia, junto con su sobrino Eladio Lafuente Abraldes, intentaron acordar con un cartel colombiano la adquisición de cinco kilos de coca. El canje nunca se llegó a realizar y Lafuente, presumiblemente, perdió los 140.000 euros que entregó a cuenta de la droga.

Estos antecedentes acreditan que el fallecido Lafuente Martínez se ha venido enriqueciendo con el tráfico de drogas. Los magistrados entienden que se valió «de un entramado de personas interpuestas que han colaborado activamente con él, con la única finalidad de evitar que el producto de esa actividad ilícita llegara en algún momento a figurar a su nombre», al tiempo que se buscó «crear una apariencia de licitud de los ingresos de aquella ilícita procedencia».