Piedras con sabor a vino

En la comunidad se han localizado 31 lagares sobre roca


vilagarcía / la voz

Entre otras muchas cosas, el vino llegó a Galicia de la mano de los romanos, y la piedra vuelve a dejar testimonio de ello. El enólogo y sumiller Luis Paadín empezó en el año 2005 a investigar la existencia de lagares rupestres y fruto de este trabajo es el estudio Lagares Rupestres de Galicia. Pegadas da historia vitivinícola en Galicia, que mañana se presenta en un acto público en la bodega Martín Códax (Cambados) a las 20.15 horas.

El enólogo ha localizado 31 lagares en Galicia y, según sus noticias, puede haber otros tantos, todavía por catalogar. Sobre estos lagares labrados en roca se machacaba la uva para obtener después el vino, bien pisándola -los menos- bien mediante prensas romanas que se asentaban sobre estas estructura pétreas. Según los datos de que dispone Paadín, estos lagares fueron construidos entre los siglos II y V después de Cristo y la mayoría se encuentran en la provincia de Ourense, especialmente en la zona de la Baixa Limia. La ruta de los lagares rupestres continúa hacia el norte de Portugal, donde se han hallado un centenar. En la comarca de O Salnés no se ha localizado ninguno, lo cual no quiere decir que no existan, pero Paadín no ha querido pasar por alto esta tierra de vino para presentar su trabajo. Aparte de la investigación, el enólogo está volcado en la labor de divulgación «para poner en alza este valor patrimonial» que no está mereciendo demasiada atención por parte de la Administración. «Nosotros tenemos historia, otros no. En Galicia se hace vino desde los romanos frente a otras denominaciones de origen, como La Rioja, que tienen una historia solo de 200 años».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos

Piedras con sabor a vino